Masturbación: el control de tu propia satisfacción

No tengas miedo de explorarte y toma el control de tu sexualidad.

¿Orgullosa de ser latina?

Sigue a Para Ti Mujer en Facebook
Masturbación: el control de tu propia satisfacción
Estar en contacto con tu propio cuerpo es una experiencia relajante y placentera.
Foto: Belly girl por Robert McDonald, disponible bajo Licencia de Atribución en http://www.flickr.com/photos/38259388@N00 / 2363785603/

A veces no somos felices con una pareja en la intimidad, simple y sencillamente porque no sabemos disfrutar de nuestra propia compañía y eso incluye la parte sexual. Sí, hablo del sano hábito de la masturbación, del cual seguramente sabes mucho más que yo. Pero si te da miedo la idea, libérate de prejuicios y repasemos juntos los aspectos principales de esta práctica. ¿Lista para amarte a ti misma?

Las mejores técnicas de masturbación femenina

  • Reserva un espacio para ti sola y agrega los elementos que prefieras. ¿Has intentado hacerlo rodeada de velas aromáticas? ¡Es una gran idea! O si lo prefieres, puedes poner la película donde aparezca ese actor que te hace sonreír con sólo verlo.
  • Antes de llegar al área genital, explora tu cuerpo en su totalidad. No importa la talla que vistas, tu cuerpo es hermoso y posee un encanto propio. Toca tus senos, siente tus caderas, tus glúteos y tus piernas. Enamórate de ti misma y date cuenta de lo deseable que eres, aún más si posees suficiente confianza personal.
  • Ya sea que utilices tus dedos o uses tu vibrador favorito, no te preocupes mucho en encontrar tu punto G ni nada por el estilo. Simplemente déjate llevar y manipula el área exacta que te haga sentir mayor placer. Puede ser el interior de la vagina o el clítoris. Recuerda que en ese momento tú estás al mando y controlas totalmente tu sexualidad.
  • ¡Fantasea!: Siempre será necesario enfatizar este punto debido a su importancia. Desecha las culpas y dale rienda suelta a tus más prohibidos pensamientos. Piensa en aquello que te pone en estado de éxtasis, literalmente. ¿Qué importa si aún no te atreves en la vida real a estar con dos hombres? Para eso tienes como aliada invaluable a tu propia imaginación.

Placer equivale a relajación

Masturbarte en forma regular no sólo te pone en contacto contigo misma, sino que además te ayuda a liberar el estrés acumulado, al mismo tiempo que concilias mejor el sueño. Posteriormente puedes invitar a tu pareja para que se te una. ¿Suena demasiado sexy? Entonces únicamente inténtalo y estarás más feliz, sonriente y relajada que nunca.

Comentarios

Te recomendamos