Fresca y bella sin químicos

Recetas de cosméticos para las amantes de los ingredientes naturales

¿Orgullosa de ser latina?

Sigue a Para Ti Mujer en Facebook
Fresca y bella sin químicos
Reduce el número de químicos que usas para tu aseo personal.

Hagamos una sencilla cuenta: ¿cuántos productos químicos utilizamos en nuestro cuerpo para asearnos todos los días? Champú, desinfectante de manos, pasta de dientes, fijador de cabello, todo tipo de cremas y jabones, perfumes, etcétera, etcétera.

Ahora vamos a proponernos un reto: ¿qué tal si te dejas de aplicar esos químicos que penetran a tu organismo a través de tu piel y tratas opciones DIY, más baratas y más naturales? No tiene que ser de la noche a la mañana, pero sí puedes comenzar con algunos productos básicos de aseo que puedes preparar en casa. Aquí te presentamos algunos:

Fijador de cabello

Es muy sencillo y como es bien natural, puedes usarlo para peinar a los más pequeños de la casa también.

Receta:  Sólo necesitas disolver a fuego lento dos cucharadas de azúcar en media taza de agua. Deja enfriar y agrega unas 4 gotas de alcohol isopropílico o de vodka para conservarlo por más tiempo. Vacía en una botella con atomizador y guárdalo en el refrigerador para prolongar aún más su vida útil.

Pelo sin frizz

¿Andas todo el día como si una corriente eléctrica te erizara el cabello de manera permanente? Aunque hay mucha opciones en el mercado para evitar este problema, te propongo lo siguiente:

Receta: Vierte en tu cabello media taza de agua con una cucharada de vinagre de manzana y peina. Deja actuar unos 5 minutos y enjuaga con agua fría. El vinagre regulará el ph de tu cabello y lo dejará más manejable.

Contra las alergias

Si esos microorganismos que están por todos lados y que son invisibles a nuestros ojos, te atormentan porque te hacen estornudar, puedes hacer lo siguiente:

Receta: Mezcla 2 onzas de agua desmineralizada o destilada con la misma cantidad de alcohol de 96 grados. Agrega 20 gotas de aceite esencial de menta o lavanda, el que te guste más, y rocía muebles, cortinas, colchones, sofás, y demás artículos de la casa.

Desinfectante de manos

Entre otras cosas, los desinfectantes que venden en todas partes generalmente contienen parabenos y ftalatos (sustancia plástica) que no suenan muy convenientes de aplicar sobre la piel. Resiste la tentación de comprar el desinfectante en el supermercado.

Receta: Mezcla muy bien 20 gotas de aceite de árbol de té con 5 onzas de gel de aloe vera más 12 gotas de aceite esencial de lavanda. El aceite de árbol de té actúa como antibacterial.

Pasta de dientes

Se ha dicho mucho sobre el efecto silencioso y paulatino del flúor que consumimos a través del dentrífico. De hecho, el exdirector de la Asociación Canadiense de Investigación Dental, el doctor Hardy Limeback, ha asegurado que el flúor no sólo destruye los dientes, sino también nuestros huesos. Por si las dudas, aquí hay una manera de hacer tu propia pasta dental.

Receta: Mezcla una pizca de bicarbonato (no más, porque puede dañar tu esmalte) con media taza de arcilla blanca. Aparte, pon al fuego media taza de agua. Cuando hierva, retírala y agrega media cucharadita de sal marina y unas hojas de tomillo. Deja enfriar y cuela. Por último, combina todo muy lentamente hasta obtener una pasta espesa. Para aromatizar, bastará agregar 10 gotas de aceite esencial de yerbabuena. Conserva en el refrigerador.

Recuerda que aunque estos productos son muy naturales, si llegas a experimentar ardor o comezón al aplicarlos es porque quizá seas alérgica a alguno de sus ingredientes. En ese caso, debes dejar de usarlos y consultar a un dermatólogo o un alergólogo.

Comentarios

Te recomendamos