Así envejecen nuestros perros

Las conmovedoras fotografías de Amanda Jones para ilustrar el paso del tiempo en los perros

¿Orgullosa de ser latina?

Sigue a Para Ti Mujer en Facebook
1/6
Maddy: 5 años y 10 años. Foto: Amanda Jones

Si has tenido la fortuna de compartir una fracción de tu vida con una existencia perruna -desde cachorro y hasta el momento de la partida de ese gran amigo-, seguramente entenderás las motivaciones de la fotógrafa Amanda Jones para reunir estas imágenes de perros durante 20 años.

Jones vive en Massachusetts y hace 20 años decidió fotografiar a 30 cachorritos. Más de una década después volvió a retratarlos para testificar el paso del tiempo en esos seres peludos. Jones convirtió ese material en un estupendo libro, Dog Years: Faithful Friends, Then & Now, inspirada por su perrita Lily, quien murió antes de que se publicara.

Las fotografías tienen un valor no sólo por su estética, sino por lo que nos dejan intuir de los perros e incluso de sus cuidadores. Podemos imaginar en sus miradas caninas -algunas blanquecinas, otras tan lustrosas como en su juventud-, a un compañero que fielmente ha compartido con su humano momentos lacrimosos, sonrientes, estresantes, insomnes, expectantes y hasta aquéllos que parecían no tener salida. Y a través de ellos también podemos imaginar a humanos que han dado lo que han podido para que ese peludo camarada llegara a su cumpleaños diez-y-tantos. A un compañero animal que comparte su vida contigo y que incluso pone en tus manos la decisión de su muerte, le llamamos “amigo”, aunque ese título me suena escaso.

Gregoria nació en casa de mis padres y ahí murió también después de haber cumplido sus 18. Tenía sus ojitos blancuzcos por las cataratas y su pelo color miel sucumbió ante las canas. Arrastraba sus patitas cortas que alguna vez fueron veloces y flotaban atrás de la pelota. Respiraba con dificultad, pero de vez en cuando todavía sonreía. Nunca supo qué se siente dormir en la calle, pasar hambre, ser ahuyentada por un golpe, tener sed o buscar un espacio para guardarse de la lluvia, a diferencia de los millones de animales que viven en las calles del mundo.

Si has tenido la fortuna de compartir una fracción de tu vida con una existencia perruna hasta el día de su muerte, seguramente estas conmovedoras fotografías encenderán su recuerdo en tu corazón, al menos por un minuto de hoy.

Te recomendamos