Las 10 zonas del hogar con más gérmenes acumulados

Para conservar la salud de tu familia pon atención a estos sitios en tu casa

¿Orgullosa de ser latina?

Sigue a Para Ti Mujer en Facebook
Las 10 zonas del hogar con más gérmenes acumulados
La cavidad bucal alberga cientos de microorganismos que se pueden transferir al cepillo de dientes durante el uso.
Foto: Shutterstock

Las toallas húmedas, los cepillos de dientes sin escurrir, los juguetes desparramados por el suelo… son “entornos perfectos” para el crecimiento de hongos y bacterias.

Así lo señala el Estudio Sanytol sobre hábitos de higiene en el hogar, realizado en conjunto por laFundación de Estudios para la Salud y la Seguridad Social (FESS) y la Universidad de Barcelona, España, para la empresa de productos de limpieza Sanytol.

Según el documento, el inodoro es el lugar con más gérmenes del hogar. Sin embargo, al ser uno de los que con más frecuencia se limpian, son otros puntos de la casa los que terminan acumulando más microorganismos.

Por ello, Maite Muniesa, miembro del Departamento de Microbiología de la Universidad y quien lideró la investigación, alertó en la presentación del documento de una “falta importante de desinfección en zonas olvidadas”.

Según el estudio, éste es el ranking de esas zonas a las que no se les presta suficiente atención y podrían poner en riesgo la salud de los habitantes de la casa.

1. Inodoro

Teniendo en cuenta su función, no serán muchos los que se sorprendan de que el retrete encabece la lista. El estudio incluye un sondeo llevado a cabo en 1,000 hogares españoles y de acuerdo a éste, solo el 56% de los encuestados limpia el inodoro a diario.

De ellos, lo desinfecta el 32%. Y “no es lo mismo tener una superficie limpia que una superficie descontaminada”, subrayó Muniesa.

2. Estropajos y trapos de cocina

Según la investigación, la cocina es otro espacio lleno de gérmenes. Y estos suelen encontrarse especialmente en los estropajos y los trapos.

Según la experta, se debe a que no se suelen limpiar a diario, y en muchas ocasiones se dejan sin escurrir. “Los patógenos pueden permanecer hasta dos semanas en una esponja húmeda”, señaló la investigadora

3. Fregadero

El fregadero, la pila de la cocina, concentra hasta 100,000 veces más gérmenes que el lavabo. Según el estudio, el 14% de estos alberga más de un millón de bacterias por metro cuadrado.

Y es que en muchas ocasiones se acumulan en él pilas y pilas de platos, con restos resecos de comida.

4. Grifos, bañeras, gomas de lavadoras y refrigeradores

Como en el caso del fregadero, la humedad y la materia orgánica acumulada en estas zonas crean un entorno perfecto para que crezcan las bacterias.

En las gomas de la lavadora y el refrigerador, por ejemplo, no es extraño que se genere moho. Suelen tener ranuras difíciles de limpiar, y, por tanto, quedan sin desinfectar.

Y así, los gérmenes suelen proliferar en ellos, señala el estudio.

5. Cepillos de dientes y sus vasos

La cavidad bucal alberga cientos de microorganismos que se pueden transferir al cepillo de dientes durante el uso. Estos incluyen estafilococos, bacterias coliformes, pseudomonas, levadura, bacteria intestina y gérmenes fecales.

Ya lo señaló la doctora Maria Geisinger, profesora de periodoncia de la Escuela de Odontología de la Universidad de Alabama.

Y el estudio de la Universidad de Barcelona y FESS vuelve a hacer hincapié en esto. La investigación asegura que el 80% de los cepillos de dientes examinados tienen millones de microorganismos que podrían llegar a ser perjudiciales.

6. Suelos

Se te cayó el pedazo de pan al suelo pero decidiste comértelo igual. Eso sí, soplaste con fuerza para eliminar cualquier mota de polvo antes de metértelo a la boca. Bueno, pues según este estudio eso no sería suficiente precaución.

Y es que los pisos de la casa son uno de los sitios con más microorganismos, dice el estudio. Muchos de ellos los traemos de la calle, en nuestros zapatos.

Además, los expertos en microbiología advierten que las bacterias necesitan solo diez segundos para colonizar el objeto que cae al suelo.

7. Tablas de cortar

Hasta el 20% de las infecciones alimentarias se contraen en el hogar, dijo Muniesa. Los patógenos que con frecuencia las provocan son la salmonella, la escherichia coli y el campylobacter. Estos se pueden acumular, según lo señalado arriba, en las gomas del refrigerador y los paños húmedos.

Pero las tablas de cortar también son entornos propicios para la incubación de gérmenes. Para evitarlo, es conveniente desinfectarlas con frecuencia. Y eso se puede hacer en el microondas con facilidad:

8. Aparatos tecnológicos

A pesar de que el inodoro suele ser el lugar con más gérmenes del hogar, se limpia con frecuencia. Por eso, el estudio advierte que el teclado de una computadora o la pantalla de un celular puede llegar a tener hasta 30 veces más microorganismos que una tapa de baño limpia.

Se debe a que las pantallas táctiles de los teléfonos y otros aparatos, pero también los mandos a distancia, los teclados en general y las videoconsolas están en constante contacto con nuestras manos.

“Manipulamos muchos objetos a la vez y no nos desinfectamos las manos debidamente”, advirtió la experta. Por ello, los teclados pueden llegar a acumular hasta 450 gérmenes diferentes, asegura el estudio.

9. Pomos y tiradores

Se utilizan una y otra vez a lo largo del día, y suelen ser los grandes olvidados cuando se hace la limpieza general del hogar.Por ello, son lugares propicios para que los gérmenes se acumulen.

Es más, los expertos los consideran claves en la transmisión del virus de la gripe y de otros que provocan enfermedades respiratorias.

10. Juguetes

No es raro que los encuentres tirados en el suelo, que sean llevados a rastras, que pasen de niño a niño, y que estos se los lleven a la boca con frecuencia. Eso convierte con frecuencia a los juguetes en un foco de gérmenes.

Aún así, el 17% de los consultados aseguró a los investigadores de la Universidad de Barcelona que no los desinfectan nunca.

Ya otro estudio, llevado a cabo por la Universidad de Buffalo (Nueva York, EEUU), había advertido que estos pueden albergar por ejemplo Streotococcus pneumoniae y Streptococcus pyogenes. Ante esto, no queda más que prestar atención a esas “zonas olvidadas” y cambiar los hábitos, dice el estudio.

Te recomendamos