La Rosca de Reyes de Daisy Martínez

La chef puertorriquena comparte su receta y un poco de historia familiar

¿Orgullosa de ser latina?

Sigue a Para Ti Mujer en Facebook
La Rosca de Reyes de Daisy Martínez
Foto: Shutterstock

Cuando era niña le  rogaba a mami que me contara todo sobre las fiestas en Puerto Rico, de cuando ella era pequeña. Allá, me decía, Noche Buena era  la gran noche de fiesta con parrandas que continuaban  hasta la salida del sol el Día de Navidad.

Los niños que se portaban bien serían recompensados el 6 de enero, día de Los Tres Reyes Magos. En la víspera de la fiesta de Reyes, el 5 de enero, mi mamá,  sus hermanos y hermanas llenaban pequeñas cajas con heno para que los camellos comieran, y las ponían bajo sus camas. Por la mañana, el heno se había desaparecido y en su lugar encontraban golosinas y regalos, premios para todos los  niños y niñas buenos.

Mami siempre hacía un gran desayuno festivo el 6 de enero, y si era un fin de semana, se convertía en un “brunch” y lo disfrutaba toda la familia y los amigos. Siempre nos daban grandes tazas de chocolate caliente, mientras que los adultos disfrutaban de café colado, sandwichitos y Rosca de Reyes. Podría haber sido mi primera experiencia del “brunch”, aunque siempre lo llamamos almuerzo.

En mis viajes por América Latina, he podido notar que Santa Claus tiene  una presencia mucho más destacada, y he visto poca o ninguna evidencia de mis adorados Tres Reyes.  Pero me gusta pensar que estoy haciendo lo que puedo para mantener viva la tradición, en mi humilde manera. Como el 7 de enero es el día cuando en mi casa quitamos el árbol de navidad, me gusta pensar que Los Tres Reyes Magos es el final apropiado para la temporada de las fiestas.

Después de todo lo dicho, no quiero pasar mucho tiempo en la cocina, ¡ya que he estado cocinando durante dos semanas seguidas! Por esta razón, un “brunch” tiene perfecto sentido. ¡Café, chocolate caliente, rosca y una bandeja de deliciosos sandwichitos, que nunca faltan en una fiesta argentina perfecta!

La rosca de reyes es una de las recetas favoritas de mi libro “Daisy’s Holiday Cooking”, y aunque tradicionalmente se disfruta para los Tres Reyes, es deliciosa durante todo el año.

La tradición dice que quien encuentra el “frijol” o el niño Jesús tiene que proporcionar los tamales para la fiesta de la Candelaria, el 2 de febrero ¡Mientras que esta podría ser una receta muy laboriosa, las reacciones que recibirás de tu familia y amigos valen el  esfuerzo!

La chef boricua asegura que esta receta te ganará elogios de familiares y amigos./Archivo
La chef boricua asegura que esta receta te ganará elogios de familiares y amigos./Archivo

Receta:

Para 16 porciones

Para hacer la masa:

1 paquete de levadura activa seca

½ taza de leche

½ taza de azúcar

8 cucharadas (1 barra) de mantequilla sin sal

1 cucharadita de sal kosher o sal marina fina

3 ½ tazas de harina común

1 cucharada de extracto de vainilla

3 huevos grandes

2 naranjas la cáscara finamente rallada

1 limón la cáscara finamente rallada

Para hacer el relleno:

2 tazas de harina de almendras (ver notas)

½ taza de azúcar

2 cucharadas de agua de flor de naranja (ver nota, página 000)

2 cucharadas de jugo de naranja

1 cucharadita de canela molida

½ cucharadita de extracto de almendra

1 haba seca

Para decorar la rosca:

1 huevo

1 cucharada de leche

Almendras en rebanadas

Frutas confitadas o cáscaras de cítricos, en cubos pequeños, tiras o cualquier forma que le guste

Azúcar

Preparación:

Para hacer la masa:

Mezcle la levadura y dos cucharadas de agua tibia en un recipiente pequeño. Deje reposar hasta que esté espumosa, unos 10 minutos.

Mientras tanto, caliente la leche, ½ taza de azúcar, mantequilla y sal en una cacerola pequeña a fuego lento hasta que la leche comienza a vapor — no la deje quemar. Ponga a un lado hasta que la temperatura vuelva a unos 110 F (ligeramente más caliente que la temperatura del cuerpo).

Agregue la vainilla a la mezcla de leche. Bata los huevos ligeramente en un tazón pequeño y a continuación, agregue la mezcla de leche a los huevos batidos, batiendo constantemente. Ponga 3 ½ tazas de harina y la ralladura de naranja y limón en el recipiente de una batidora provista de una paleta. Encienda la batidora en bajo y vierta lentamente la mezcla de huevo y leche. Mezcle hasta que la masa se una. No bata demasiado, usted necesita una masa bien incorporada, pero suave. Con una espátula de goma, raspe la masa y viértala sobre una superficie  bien enharinada.

Amase la masa suavemente, añadiendo suficiente harina para evitar que la masa se pegue a la superficie y a sus manos, hasta que esté suave y elástica, unos 5 minutos. Forme una bola con la masa, colóquela en un recipiente bien aceitado, luego voltee la bola para que todas las superficies estén lubricadas. Cubra el recipiente con una toalla y deje a un lado en un lugar cálido en la cocina hasta que se duplique en tamaño, 1 a 1½ horas.

Para hacer el relleno:

Agregue la harina de almendras, ½ taza de azúcar, agua de flor de naranja, jugo de naranja, canela y extracto de almendro, con un tenedor hasta que la harina de almendra y el azúcar estén uniformemente húmedos.

Para formar la rosca:

Aplaste la masa y enróllela sobre una superficie bien enharinada haciendo un rectángulo de aproximadamente 20 x 18 pulgadas con uno de los lados más largos cerca a usted. Desmenuce el relleno de almendra sobre la masa, dejando un borde sin cubrir de aproximadamente dos pulgadas a lo largo del otro lado del rectángulo y 1 pulgada a lo largo de los lados más cortos. Coloque las habas sobre el relleno.

Comenzando con el extremo largo más cercano a usted, empiece a rodar suavemente la masa y el relleno. Trabaje hacia adelante y hacia atrás a lo largo de la longitud de la masa para enrollar uniformemente. Pellizque la costura firmemente a lo largo de la longitud del rollo para sellarlo. Pellizque ambos extremos  para cerrarlos bien. Una los dos extremos del rollo para formar un anillo. Pellizque los extremos para sellar herméticamente. Transfiera suavemente el anillo de masa a una hoja de hornear engrasada.

Cubra con una toalla y deje a un lado de nuevo hasta doblar el tamaño, de 30 a 45 minutos.

Mientras tanto, precaliente el horno a 350 F.

Bata un huevo y una cucharada de leche hasta que quede mezclado. Cepille todas las partes de la masa con el lavado del huevo. Decore la masa con rebanadas de almendras laminadas y las frutas confitadas (que se pegarán al lavado de huevo). Cepille nuevamente con el lavado del huevo las decoraciones de almendra/fruta cuidadosamente sobre la masa y a continuación, espolvoree generosamente con azúcar. Hornee hasta que esté dorado oscuro y el fondo suene algo hueco cuando usted lo golpea con el dedo.

Deje enfriar por lo menos 45 minutos antes de rebanarlo. Disfrútelo con chocolate caliente o café con leche.

 

Nota: Harina de almendras (a veces llamada almendra molida) son almendras blancas crudas  finamente molidas (es decir, peladas). Están disponibles en tiendas de alimentos naturales, tiendas de alimentos bien surtidas y por internet en Bob’s Red Mill (www.bobsredmill.com). Usted puede hacer su propia harina de almendras moliendo las almendras blanqueadas en un procesador de alimentos (¡advertencia: produce un sonido fuerte!). Enfríe primero las almendras y muélalas en pequeñas cantidades para evitar que la harina se ponga grasosa y gomosa.

 

Comentarios

Te recomendamos