Vivir en pareja mejora la salud emocional

Nuevo estudio dice que, bien sea casados o conviviendo, las personas reducen la ansiedad y angustia

¿Orgullosa de ser latina?

Sigue a Para Ti Mujer en Facebook
Vivir en pareja mejora la salud emocional
Se estima que hoy en día alrededor de dos tercios de las parejas viven juntas antes del matrimonio.
Foto: Shutterstock

Cohabitar o casarse proporciona en los adultos jóvenes, especialmente en las mujeres, un mejoramiento en la salud emocional.

A esta conclusión llegó un reciente estudio realizado por las investigadoras Claire Kamp Dush, profesora asociada del Departamento de Ciencias Humanas de la Universidad Estatal de Ohio (OSU) y Sara Mernitz, quien cursa un doctorado en este ramo en el mencionada plantel de educación superior.

Después de analizar los datos de 8,700 estadounidenses, nacidos entre 1980 y 1984 y entrevistados cada dos años entre el 2000 y 2010, las investigadoras encontraron que las mujeres jóvenes solteras redujeron su angustia emocional cuando se mudaron por primera vez en la vida con un hombre,  ya sea a modo de convivencia o casamiento, mientras que los hombres solo lo manifestaron al hacerlo directamente tras la unión matrimonial.

Las investigadoras consideran que la mejoría en la salud emocional que tuvieron los hombres encuestados al vivir bajo el mismo techo con su media naranja tras el matrimonio,  se debe tal vez a que los hombres son más propensos que las mujeres a tomar la cohabitación como una manera de probar si funcionan o no como parejas, ya que no desean vivir las malas experiencias que tuvieron en previas relaciones.

El estudio también encontró que cuando se trataba de un segundo amor, tanto los hombres como las mujeres manifestaron la misma intensidad en el mejoramiento de su salud emocional al mudarse con su enamorada o enamorado, ya sea casados o en unión libre.

Sin presión

A la psicóloga Myriam Balbela, especializada en sexología y consulta en Los Ángeles, estos resultados no le sorprenden porque tras su práctica ha visto que en la sociedad estadounidense se crea una gran presión psicosocial en las mujeres que después de los 30 no tienen hijos.

“Y es increíble ver cómo las mujeres que en los 30, 31 o 32 años se ponen ellas mismas esta presión que  las desequilibra emocionalmente luego de haber alcanzado sus metas académicas y salariales”, asegura Balbela. “Y, obviamente, cuando ellas se van a vivir por primera vez con un enamorado, ya sea para convivencia o establecer una vida de casadas,  su salud emocional mejora porque ven la oportunidad de cumplir con su decisión de ser madres”.

Y es que como explica la sexóloga en este rango generacional tanto los hombres como las mujeres son muy compulsivos con el cumplimiento de las metas que se han programado o impuesto en la vida personal, profesional y familiar.

A la Dra. Ana Nogales, con práctica en los condados de Los Ángeles y Orange, tampoco le sorprendieron los resultados obtenidos para los del sexo masculino ya que estos vienen a confirmar lo dicho por otros estudios: los hombres casados tienen menos episodios de depresión y ansiedad que las mujeres casadas.

“Incluso el índice de suicidios es mucho menor en los hombres casados que en los solteros”, agrega Nogales.

Novedoso hallazgo

Lo que si encontró de nuevo el estudio, publicado en la edición en línea de diciembre del Journal of Family Psychology, es que por primera vez en la década de 1990 el casarse le dio a la gente una mejoría más elevada de su salud emocional que el cohabitar con alguien.

“El matrimonio puede proporcionar algunos otros beneficios sobre la cohabitación que no fueron medidos en este estudio, tales como la estabilidad”, dice la profesora e investigadora Claire Kamp Dush en un comunicado emitido por la OSU. “Sin embargo, estos resultados proporcionan evidencia de un panorama cambiante en Estados Unidos”.

Y es que como dice la coautora del estudio, este deja claro que para” las nuevas generaciones la convivencia ya no tiene el estigma que tenía en las generaciones pasadas”.

Se estima que hoy en día alrededor de dos tercios de las parejas  viven juntas antes del matrimonio.

Te recomendamos