Aprende a escuchar tu intuición en 5 pasos

Rescata esa voz interior que proviene de nuestra sabiduría emocional y deja de “razonarlo” todo

¿Orgullosa de ser latina?

Sigue a Para Ti Mujer en Facebook
Aprende a escuchar tu intuición en 5 pasos
Foto: Shutterstock

A todas nos ha pasado: nos damos un golpe en la frente con la mano cuando descubrimos que ese cliente reaccionó como habíamos pensado, cuando perdemos el paraguas que en microsegundos imaginamos que olvidaríamos sobre el mostrador, cuando tomamos la decisión equivocada aunque ya habíamos pensado que lo opuesto sería lo mejor. Antes de darnos cuenta de que erramos, descubrimos que nuestra intuición, ese pensamiento que llega de la nada como una punzadita certera, ya nos había dicho que otra solución era mejor.

Simplemente no la escuchamos. No escuchamos esa corazonada, esa voz interna, porque estamos habituadas a descalificar nuestras emociones y nuestra sabiduría emocional, al punto que la intuición es tachada de superstición. Entre creencias machistoides como “si lloras te ves fea”, “si te enojas nadie te va a querer”, “si expresas amor eres vulnerable”, hemos acallado un hermoso y profundo conocimiento que habita en nuestra naturaleza conocido como “intuición femenina” o “sexto sentido”, y pretendemos que el razonamiento sea nuestro amo y señor.

Según un estudio publicado en la revista Psychoneuroendocrinology, la intuición femenina se gesta en el vientre materno: al recibir menos testosterona nuestro cerebro es más propenso a la intuición que a la reflexión, a diferencia de los hombres.

¿Y cómo fortalecer a esa voz interna para escucharla y confiar en ella? Prueba estos pasos para contactar con tu intuición:

  1. No todo es razonar. Podemos pensar y pensar sobre un problema y seguro acabaremos más confundidas que al principio. La intuición es un conocimiento instantáneo más rápido que el cerebro.
  2. ¿Cómo te sientes? Reflexiona al respecto y acéptalo honestamente. Si una circunstancia te incomoda y en el fondo sabes cómo podrías sentirte mejor, hazte caso. Elige lo mejor para ti, no lo mejor para los demás.
  3. Practica todos los días. Hasta en las decisiones más triviales, pregúntate honestamente qué quieres, qué te gusta y qué no. Ello no significa que siempre hagas lo que quieres, pero te ayudará a conectar con tu autoconocimiento.
  4. Ante la confusión, espera y escribe. Deja reposar el problema un rato mientras das una caminata, duermes o meditas. Escribe lo que dictan tu corazón y tu cerebro en primera instancia. Muy probablemente ahí encontrarás la respuesta.
  5. Y lo más importante: convéncete de que existe. Entiende a tu intuición como magia, como superstición o como una característica que te hace diferente; colócala en tu corazón, en tu mente o en tu imaginación. Entiéndela como quieras y ponla donde quieres, pero no niegues que está dentro de ti. No te cierres a la opción sin haberlo intentado al menos.

Comentarios

Te recomendamos