Cumplí 40, ¿tiempo para una nueva carrera?

Puede ser un buen momento para replantearte un plan profesional adecuado con este período. ¿Cómo orientarte?

¿Orgullosa de ser latina?

Sigue a Para Ti Mujer en Facebook
Cumplí 40, ¿tiempo para una nueva carrera?
Foto: Shutterstock

Alrededor de los 40 años de edad, una persona se halla lo suficientemente madura y con bastante experiencia como para decidir claramente cuáles serán sus objetivos en la segunda mitad de su vida y cómo los desarrollará con la carrera que decida emprender.

En una primera etapa de investigación, habrá que observar qué ofrece el mercado y ver claramente si se ha encontrado exactamente la actividad a la cual se desea dedicarse, sin que este proceso implique una decisión final.

Entonces habrá que buscar la mayor cantidad de información posible sobre la materia que se desea estudiar,  y esta información deberá incluir también la oferta educativa universitaria y terciaria, carreras conocidas y nuevas, su temática, el título que otorgan, la duración de los estudios y el campo con que cuenta la actividad elegida en el mercado laboral.

También es importante hacer un relevamiento de las instituciones estatales y privadas que dictan la carrera elegida y por supuesto, sobre la oferta laboral existente y la eventual demanda en el país y en el exterior.

Otro punto importante a considerar son los costos de matrícula, cuotas y gastos en libros y apuntes que insumirá la carrera elegida; sin embargo, este es un tema que después de los 40 años puede manejarse con más soltura dado que probablemente se cuente con más recursos económicos para invertir en el estudio de una nueva profesión.

Finalmente, es imprescindible analizar si la carrera o profesión seleccionada congenia con los intereses personales, gustos y habilidades, y si se está dispuesto a invertir nuevo tiempo y esfuerzo en ella.

Un punto importante a considerar son los costos de matrícula, cuotas y gastos en libros, sin embargo, este es un tema que después de los 40 años puede manejarse con más soltura./Shutterstock.
Un punto importante a considerar son los costos de matrícula, cuotas y gastos en libros, sin embargo, este es un tema que después de los 40 años puede manejarse con más soltura./Shutterstock.

Carreras cortas, una nueva alternativa

Existen muchas opciones de nuevas carreras o las denominadas “carreras cortas”, que proponen excelentes programas de estudios y un desarrollo no demasiado largo para graduarse.

Algunos ejemplos de estas profesiones son: acompañante terapéutico, asesor de imagen corporativa, counseling, diseñador de parques y jardines, grafólogo, técnico en hemoterapia, instrumentista, psicomotricista, organizador de eventos, vestuarista, visitador médico, profesor de yoga, y muchas más dentro de un abanico de profesiones tan diversas como atractivas.

Una nueva vocación… ¿por qué no?

Es común creer que la vocación es algo innato, pero esto no es cierto, no se nace para ser médico, publicista, contador o ingeniero. En todo caso se nace con algunas potencialidades que pueden desarrollarse o no, pero, en definitiva, la vocación se va construyendo a lo largo de la vida, con la historia personal, los intereses, aptitudes, valores y expectativas.

De allí que para poder definir la vocación, es importante interrogarse y conocerse. Y este proceso puede definirse con mayor determinación cuando ya ha transcurrido un primer ciclo de la experiencia laboral y se acerca el comienzo del segundo, alrededor de los 40 años de una persona.

La vocación en esta etapa de la vida puede ser reveladora y despertar estímulos y preferencias que hasta el momento no se habían explorado. Quizás coincida con la carrera elegida en la primera juventud y se pueda profundizar esta profesión a través de un estudio superior, como el caso del MBA (máster).

O tal vez se descubra una nueva inclinación hacia otras materias y se decida embarcarse en el desarrollo de una carrera totalmente diferente a la primera que ya se ha realizado.

En cualquier caso, lo importante es tener la actitud y el deseo de comenzar un nuevo ciclo de estudios o perfeccionamientos más allá de los 40 años, con la convicción de que se cuenta aún con toda la energía necesaria y mucha experiencia al servicio de la consecución de nuevos objetivos y horizontes laborales.

Comentarios

Te recomendamos