¡Fuera manchas!

Secretos de las abuelas para remover, de manteles y ropa, vino rojo, maquillaje, aceite, desodorante, tinta y café

¿Orgullosa de ser latina?

Sigue a Para Ti Mujer en Facebook
¡Fuera manchas!
Las piezas tratadas por algún tipo de manchas se deben revisar bien antes de ponerlas en la secadora.
Foto: Shutterstock

No hay nada más desagradable que cuando se nos mancha esa camisa blanca que tanto nos gusta o el único mantel que tenemos para vestir la mesa de gala.

Pero, por fortuna, remover las manchas de grasa, pintura de labios, sudor o desodorante, vino rojo,  tinta, óxido o salsa de tomate se torna fácil cuando se aplican con rapidez los truquitos de las abuelas.

A continuación te damos a conocer los más comunes y efectivos para remover los mencionados tipos de manchas.

Vino rojo

De inmediato, presiona el área con un pedazo de toalla de papel y vierte sobre ella ya sea sal de mesa (la mejor opción), agua carbonata (o agua mineral) o de jabón regular con un chorito de  peróxido de hidrógeno.

La sal es lo más efectivo para remover rápidamente las manchas de vino rojo.
La sal es lo más efectivo para remover rápidamente las manchas de vino rojo. /Shutterstock

Sudor y desodorante

El mejor aliado para eliminar esas manchas de sudor o desodorante que se crean en el área de las axilas es el vinagre. Y para su uso solo hay que verter directamente unas dos cucharadas de este sobre la mancha, refregar con fuerza por unos segundos y dejar reposar por unos 10 minutos para luego proceder a lavar la prenda en la lavadora automática o a mano.

Manchas amarillas

Es común que en la ropa blanca se creen manchas amarillas de óxido, particularmente en el área del cuello, axilas y puños. Éstas se pueden retirar con una pasta de bicarbonato de sodio, que puedes preparar mezclando 5 cucharadas de este con ¼ de taza de agua tibia.

Al obtener la pasta, aplicarla directamente en las aéreas a tratar, déjala reposar por unos 10 minutos y vierte sobre esta una cucharada de vinagre al momento de lavar la pieza en la lavadora.

Este tipo de machas también se pueden remover o reducir con el uso de agua oxigenada, que es la ideal para desaparecer las manchas de sangre.

Pintalabios o rímel

Humedece un paño con alcohol y frótalo sobre la mancha hasta que esta desaparezca lo más que se pueda. Luego aplica un poco de detergente de platos, que remueva la grasa. Refriega el área con tus manos o un cepillo de dientes viejo y cuando la mancha haya desaparecido por completo ponla con el resto de la ropa a lavar en la lavadora.

Con alcohol y jabón desengrasador de platos se remueven las manchas de pintalabios.
Con alcohol y jabón desengrasador de platos se quitan las manchas de pintura de labios /Shutterstock

Aceite

Coloca de inmediato un poco de talcos sobre la mancha. Déjalos ahí por un buen rato hasta que veas que se ha formado como una costra dura (esto quiere decir que los polvos absorbieron gran parte del aceite). Luego, remueve el talco y vierte sobre la mancha un poco de jabón líquido desengrasador para platos. Flota varias veces y deja reposar por algunas horas o toda una noche. Luego continuar el lavado de la pieza en la lavadora usando el ciclo regular, pero con agua caliente. De no haber salido la mancha con una lavada, repite el ciclo antes de poner la pieza en la secadora.

Café

Poner la pieza en agua hirviendo es el mejor remedio cuando la mancha se acaba de formar, pero si el café se alcanza a afirmar en el tejido se puede acudir al remedio de las abuelas en el que se diluye una   yema de huevo en un poco de agua fría para luego frotarla sobre la mancha. Dejar reposar de dos a tres minutos, enjuagar y luego colocar la pieza en la lavadora con un ciclo regular con agua fría.

Las manchas de café se remueven con una yema de huevo diluida en un poco de agua.
Las manchas de café se remueven con una yema de huevo diluida en un poco de agua. /SimmiSimons

Tinta

Las manchas de tinta de bolígrafos o plumas, como todas las demás, se deben tratar de inmediato. Y para ello hay que presionar (no flotar) con un pedazo de toalla de papel el área para absorber los restos de la tinta y luego sumergir la mancha lo antes posible en un poco de leche fría o caliente. Dejar en remojo por unas cuantas horas y lavar normalmente en la lavadora en agua fría.

Ahora que conoces estos truquitos solo tienes que tratarlos antes de tirar a la basura el mantel o la camisa que se te mancho y gastar dinero en la compra de uno nuevo.

Comentarios

Te recomendamos