El tapete adecuado para cada espacio

Evita los errores comunes que se cometen al momento de ubicarlos en los diferentes lugares de la casa

¿Orgullosa de ser latina?

Sigue a Para Ti Mujer en Facebook
El tapete adecuado para cada espacio
El tapete que está mal ubicado genera un desequilibrio visual en la decoración y puede causar caídas.
Foto: Shutterstock

Aunque parezca poco relevante, el elegir el estilo de tapete correcto para cada espacio de la casa marca una diferencia en la decoración, sobre todo la forma como este quede colocado o ubicado.

Y es que además de crear un desequilibrio visual, un tapete mal acomodado puede transformarse en la trampa perfecta para tropiezos, caídas y otro tipo de accidentes.

Para evitar estos dos problemas,  te damos a conocer los errores más comunes que se comenten al usar esta pieza decorativa.

1-      Uno sin base de caucho, en el baño

Todo tapete que se use en el baño, e incluso en la cocina, debe estar diseñado con una base de caucho para evitar que se muevan al pisarlos.

2-       Uno demasiado chico,  en el comedor

La pieza que escojas para este espacio de la casa debe ser lo suficientemente grande para que las patas de las sillas no queden por fuera o se atoren con el mismo borde del tapete al momento de correrlas para sentarse. Por regla general, los tapetes para el comedor deben tener unos cuatro pies más (de lado y lado) que el tamaño de la mesa.

El tapete del comedor debe tener de tres a cuatro pies más (de lado y lado) que el tamaño de la mesa.
El tapete del comedor debe tener de tres a cuatro pies más (de lado y lado) que el tamaño de la mesa. /Shutterstock

3-      Uno muy pequeño, en la sala

Por norma general de la decoración, los muebles de la sala deben quedar o completamente adentro o por fuera del tapete. A su vez éste tiene que quedar alineado con los sofás.

Es así  que si se dispone de una sala amplia, el tapete debe ubicarse debajo de la mesa de centro y sus bordes no deben quedar a una distancia de no más de nueve o 11 pies de las patas de los muebles que lo enmarcan.

Los tapetes que pequeños para el espacio de la sala deben ubicarse debajo de la mesa de centro y ubicarse centrado con los muebles.
Los tapetes que pequeños para el espacio de la sala deben ubicarse debajo de la mesa de centro y ubicarse centrado con los muebles. /Shutterstock

De ser una sala chica, las patas de los muebles deben quedar pisando el tapete para evitar los tropiezos con los bordes. Y, para un equilibrio visual, los bordes del tapete deben quedar a uno o dos pies por debajo del sofá y las sillas de acento, dependiendo del tamaño de estas.

4-      Ubicarlo muy lejos o cerca de la pared

Un tapete es un complemento de la decoración, por lo que debe ubicarse retirado a más de dos pies de la pared, si se está hablando de una sala de tamaño pequeño o mediano. Tampoco debe ubicarse a menos de seis pulgadas de distancia con el guarda escoba o rodapies, ya que de llegar hasta la pared sería como una alfombra.

5-      Que no armonice con el estilo de los muebles

Para evitar este error, los decoradores de interiores recomiendan escoger un tapete plano y de un color neutral, si los muebles están tapizados con telas de muchos colores o diseños y un tapete colorido; o con mucho diseño, si los muebles tienen tonos claros o neutros.

El color y diseño del tapete debe ir de acuerdo con el estilo y tono de los muebles.
El color y diseño del tapete debe ir de acuerdo con el estilo y tono de los muebles. /Shutterstock

6-      No centrarlo

Esta pieza decorativa deber quedar siempre centrada a algo, ya sea con las luces del techo, las puertas, ventanas, camas, lavamanos, tinas, escritorios o sofás para tener un buen efecto visual dentro del ambiente donde se está usando.

Comentarios

Te recomendamos