Al ser padres no dejen de ser pareja

La división de tareas es fundamental para una vida familiar plena

¿Orgullosa de ser latina?

Sigue a Para Ti Mujer en Facebook
Al ser padres no dejen de ser pareja
Cuando un bebé llega, la vida y la rutina de la pareja cambian por completo.
Foto: Shutterstock

Julissa y Ángel tuvieron un noviazgo largo y siempre hablaron de tener hijos poco después de casarse. Al cumplir su primer aniversario de bodas, comenzó la búsqueda, que no les tomó mucho tiempo.

Con anhelo esperaron el nacimiento de su hijo. Durante los primero dos meses de vida del niño, Julissa permaneció en el hogar, gracias a la licencia de maternidad. Pero una vez comenzó a ir a la guardería y los padres se reintegraron a sus respectivos trabajos, los retos comenzaron para la joven pareja.

Julissa llega del trabajo a dedicarse al cuidado del bebé y dice que se siente cansada todo el tiempo. Mientras que Ángel se ha volcado más al trabajo, pues siente la presión de llevar más dinero al hogar. Aunque viven felices su etapa de padres, ambos resienten el hecho de que su relación de pareja se ha enfriado un poco y cada vez tienen menos tiempo para ellos.

Y es que no cabe duda de que cuando un bebé llega, la vida y la rutina de la pareja cambian por completo, y eso es algo natural. En ocasiones los padres sienten culpa por tener que dividir su tiempo entre sus hijos, su pareja y su trabajo, y sienten que no cumplen a cabalidad con ninguno.

Los padres que quieren priorizar su relación sin sentirse culpables por quitarle tiempo a sus hijos tienen que hacer suyo el lema de “más vale maña que fuerza”, enfatizó la doctora en consejería profesional, Monsita Nazario. Para mantener un equilibrio entre la paternidad y la relación de pareja, ambos tienen que tratar de planificar juntos qué hacer mientras el bebé duerme,mantener una comunicación consistente por teléfono cuando estén trabajando, escribir notitas y tener detalles diarios que sean motivadores.

La experta enfatizó que todos estos detalles les permitirán recordarse uno al otro que están viviendo una etapa muy demandante, pero que es algo que deseaban y es un periodo que va a pasar; sentirán la satisfacción de haber sido unos padres no perfectos, pero excelentes.

Nazario sugiere hace arreglos de vez en cuando para salir de los trabajos y almorzar juntos mientras el bebé está en la guardería o posteriormente en la escuela, entre otras cosas que se planifiquen basadas en el enfoque y la motivación que la pareja haya ido trabajando.

“Hay quienes tienen la bendición de contar con abuelos y familiares de confianza que pueden dar la mano. De ser así no deben nunca perder de perspectiva de que ellos sólo deben ser un recurso para ayudar, no para asumir la responsabilidad de criar mientras los papás disfrutan de su relación de pareja sin hacer mayores cambios como si no fueran padres aún”, manifestó Nazario.

Responsabilidad compartida

bebe

Muchas veces los problemas y el distanciamiento de los padres surgen cuando la paternidad no se asume como un proceso en el que ambos tienen responsabilidades y compromisos con ese nuevo integrante de la familia. Según Nazario, el error más común que se comete con la llegada de un bebé es que los padres no entran al proceso en igualdad de condiciones.

“Se asume que la madre es la que tiene que cambiar pañales, averiguar por qué llora, darle comida y si lo lacta con más razón, porque ella es la que tiene la leche para darle. Se asume que la madre sabe lo que tiene que hacer. También se dan los casos donde el papá es el que se levanta y atiende la mayoría de las necesidades del bebé, porque las madres asumen una actitud de ‘yo lo cargué, yo lo pujé, ahora te toca a ti’ y están equivocados”, destacó Nazario.

Ambos padres deben asumir las responsabilidades de la crianza de manera equitativa sin que uno quede en desventaja. Nazario señaló que es necesario para desarrollar la capacidad de ponerse en el lugar del otro y así comprender mejor a la pareja cuando se presentan conflictos.

Todo esto debe ser parte de los acuerdos que la pareja tome antes del nacimiento del bebé. Pero si esos acuerdos nunca existieron, Nazario sugirió sentarse a negociar y hacer lo que se tenga que hacer por el bien de la pareja, los hijos y la familia.

“Es necesario reinventarse y la única manera de hacerlo es educándose. Esta participación equitativa en el proceso es la reafirmación del compromiso de estar juntos para todo. Esto es sumamente importante para que la pareja se mantenga enfocada y cuando ese bebé ya sea independiente, ellos puedan comenzar una nueva etapa en la relación de pareja sin sentir que son dos desconocidos”, concluyó Nazario.

– Liz Sandra Santiago

Comentarios

Te recomendamos