¡Esta relación se acabó!

Tips para manejar una ruptura sentimental de la manera más saludable. Cómo hacerlo si hay hijos.

¿Orgullosa de ser latina?

Sigue a Para Ti Mujer en Facebook
¡Esta relación se acabó!
la honestidad y el respeto deben primar en la decisión de ponerle fin a una relación
Foto: Shutterstock

En toda ruptura, divorcio o separación amorosa hay conflicto, fricción y, sobre todo, un sentimiento profundo de fracaso y dolor.

Pero existen ciertos consejos que ayudan a poner fin a la relación de la manera menos traumática para la pareja e hijos. ¿Cuáles son estos?

1.- Ser honestos

“La honestidad es una de las principales claves para una separación saludable”, dice la Dra. Ana Nogales, con práctica en los condados de Orange y Los Ángeles.  “La honestidad permite hablar con sinceridad y expresar los sentimientos con la verdad, para dejar las cosas bien claras”.

Al hablar con la verdad, sin culpar a nadie, se pueden tomar las mejores decisiones para la disolución de la pareja y el bienestar de los hijos, si los hay. El diálogo sin ofensas ni resentimientos ayuda igualmente a poner fin a la relación de la forma menos dolorosa.

“Donde hubo amor, debe haber también la disposición de resolver la situación sin recriminaciones o agresiones que generen peleas que solo ofenden, desgastan, lastiman y, sobre todo, dejan huellas profundas en el corazón y memoria de los menores que presencian la situación”, expresa la psicoterapeuta, autora de varios libres sobre temas relacionados con la familia y el comportamiento humano.

2.- No buscar excusas

Cuando se habla con la verdad, agrega la psicoterapeuta, ningún integrante de la pareja debe verse tentado de buscar una excusa para salir de la relación. Acudir a esta táctica, utilizando especialmente a los hijos, puede crear traumas.

“Esta semana precisamente tuve en mi consultorio a una mujer que está traumada porque su padre, que estaba siendo infiel, se escudó para irse de la casa en una salida que ella tuvo a una baile que él le había dicho que no fuera. Ella se siente culpable  que el padre haya abandonado a la mamá, a la familia, cuando la realidad fue que el señor no tuvo los pantalones para ponerle punto final a la relación”, cuenta la Dra. Nogales.

3.- Hacerlo en persona

Así como se le pidió a la pareja el matrimonio o la cohabitación cara a cara, de la misma manera se debe poner punto final a la relación.

“Por respeto a la persona que se quiso alguna vez y, particularmente, si se tiene hijos, toda ruptura debe hacerse en persona. No por teléfono, correo, mensaje de texto o e-mail”, asevera la fundadora de Casa de la Familia, que da consejería y ayuda a víctimas de la violencia domestica y otros traumas.

4.- No dar esperanzas donde no hay solución

Muchas personas al ver sufrir a su compañera o compañero de vida, de quien desean separarse,  tratan a veces de demorar la decisión dando un mensaje de esperanza que no es saludable, ya que se presta para seguir lastimando o siendo infiel, en el caso de que ya se tenga a otro amor.

Por la salud de los niños

Los hijos deben ser una prioridad en la toma de decisiones./Shutterstock.
Los hijos deben ser una prioridad en la toma de decisiones./Shutterstock.

La psicóloga Anabel Castrezana, vinculada a Kaiser Permanente en Santa Ana (California), dice por su parte que el terminar una relación de forma civilizada permite tomar las mejores decisiones para cada integrante de la pareja y, sobre todo, para los hijos. Y para lograr esto ella aconseja:

  • Estar preparados para algunas de las posibles reacciones de los menores y saber cómo tratarlas.  “Es importante dejar que el menor reaccione a su manera.  No hay que tomar personal cualquiera que sea su reacción.  El estar triste, enojado o irritable son reacciones normales”, dice Castrezana.
  • Hablar con los menores, de acuerdo a su edad y nivel de compresión, sobre lo que está pasando con papá y mamá.  “Hay que ser concretos en nuestra explicación de lo que pasa.  Hay que usar el vocabulario al nivel del niño o la niña y, a veces, considerar la madurez emocional más que su edad en años”.
  • Hacer una buena negociación de tiempo compartido de los menores con el ex y su aporte financiero. “Esto aunque parezca difícil es lo mejor que podemos hacer por nuestro hijos.  El poner el beneficio de ellos primero que el nuestro es lo correcto”.
  • No cambiar a los menores de escuela ni separarlos de familiares y amigos. “Entre menos cambios tengan los hijos en su vida escolar y social, es mejor para ellos”.
  • No hablar mal de la ex pareja, ya que es importante mantener en los menores una imagen positiva de cada padre. “Hay que acordarse que los hijos vienen de ambos padres.  Al hablar mal de uno de ellos afecta el auto estima de los menores, ya que ellos entienden que forman parte de ambos padres”.
  • Evitar que los hijos se conviertan en correo, espías o buzón de acusaciones. “Nunca hay que poner a los hijos en medio de la comunicación de la ex-pareja.  Esto puede provocar ansiedad, problemas en la interrelación de padre a hijo y, en casos severos, depresión”, denota Castrezana.

Te recomendamos