Menos salario = Depresión femenina

Estudio revela que las mujeres que ganan menos que sus colegas masculinos tienen el doble de probabilidad de sufrir de ansiedad

¿Orgullosa de ser latina?

Sigue a Para Ti Mujer en Facebook
Menos salario = Depresión femenina
La depresión y la ansiedad en las mujeres profesionales y trabajadoras podrían estar relacionadas con la desigualdad salarial existente con sus homólogos masculinos, dice un reciente estudio.
Foto: Shutterstock

Por cada dólar que un hombre gana en este país, su contraparte femenina hace tan solo 82 centavos.

Según un reciente estudio realizado por investigadores de la Escuela Mailman de Salud Pública de la Universidad de Columbia, en Nueva York, las consecuencias de esta brecha se extienden más allá de una cuestión de iniquidad salarial: las mujeres que ganan menos que sus pares masculinos están en mayor riesgo de sufrir depresión y ansiedad que aquellas que están bien compensadas.

A esta conclusión llegó un grupo de  investigadores de Mailman,  después de analizar los datos recaudados entre 2001 y 2002, de más de 22,581 adultos (de ambos sexos) entre las edades de 30 y 65 años, pertenecientes a la fuerza laboral.

Una diferencia que afecta

De acuerdo con los resultados del estudio, las mujeres con niveles similares de educación y experiencia laboral que los hombres (así como de estructura familiar, edad y otros factores socioeconómicos), pero con salarios más bajos que estos, eran 2.5 veces más propensas a sufrir de depresión que sus homólogos masculinos. Sin embargo, cuando los ingresos de estas eran mayores que los hombres, las probabilidades que padecieran de ansiedad o depresión eran casi equivalentes a la de ellos.

“Nuestros resultados muestran que algunas de las disparidades de género en la depresión y la ansiedad pueden ser debido a los efectos de la desigualdad estructural de género en la fuerza laboral y más allá de esta”, dice el Dr. Jonathan Platt,  líder y coautor del estudio, en un comunicado emitido por la Universidad de Columbia.

“Los procesos sociales que encajan a las mujeres en determinados puestos de trabajo, las compensaciones salariales por debajo de las de sus homólogos masculinos y las disparidades de género creadas para las tareas domésticas tienen consecuencias materiales y psicosociales”, agrega el galeno, quien cursa un doctorado en Epidemiología en la Mailman.

El estudio, publicado en la edición de enero de la revista Social Science & Medicine,  encontró también que las mujeres que ganaban menos que los hombres tenían cuatro veces mayor riesgo de padecer de trastorno de ansiedad que los hombres, mientras que el riesgo para aquellas cuyos ingresos eran similares a sus homólogos masculinos fue disminuido en gran medida.

Estos hallazgos sugieren que las mujeres pueden ser más propensas a culparse a sí mismas por sus ingresos bajos, en vez de otorgárselos a la discriminación estructural de género, aseguran los autores del estudio.

“Nuestros hallazgos sugieren que las políticas deben ir más allá de la prohibición de la discriminación de género”, dice, en el comunicado Katherine Keyes, autora  principal del estudio y profesora asistente de epidemiología de la Universidad de Columbia.

“Si bien es común creer que las diferencias [en las incidencias] de la depresión y la ansiedad tienen raíces biológicas de género, estos resultados sugieren que estas diferencias tienen una construcción mucho más social que lo que se pensaba, lo que indica que las disparidades de género en los trastornos psiquiátricos son maleables y surgen de un trato injusto”.

Te recomendamos