Tu hija de 13 años podría estar usando Tinder

Una aplicación popular entre adultos que buscan encuentros sexuales rápidos

¿Orgullosa de ser latina?

Sigue a Para Ti Mujer en Facebook
Tu hija de 13 años podría estar usando Tinder
Los padres deben estar al tanto y vigilantes de los sitios y aplicaciones que sus hijos adolescentes usan para chatear o buscar citas a ciegas en línea.
Foto: Shutterstock

¿Sabes si tu hija o hijo de tan solo 13 años está usando Tinder?

Sería bueno que te cercioraras ya que está aplicación (o app), que es más que todo usada por adultos que buscan citas a ciegas con rapidez, permite el ingreso de menores de edad.

Un grupo de investigadores de NextAdvisor.com —un recurso independiente que se cataloga así mismo como confiable y que compara los servicios más valiosos de internet para ayudar a los consumidores a ahorrar dinero— efectuó hace poco un estudio sobre este “tema candente” y ofreció estos tres consejos que los padres pueden seguir.

1-      Familiarizarse con la aplicación

Tinder está diseñada para que el usuario cree un portafolio sencillo, con el propósito de encontrar a una persona potencial para chatear o establecer una cita a ciegas en línea, utilizando un geolocalizador que envía una señal GPS que se detiene en los perfiles de otras personas que están ubicados en la misma área. Con tan solo desplazarse hacia abajo, el usuario puede ver las fotos de personas y elegir aquellas que les llaman la atención, y si la otra persona está también de acuerdo, entonces quedan emparejados y pueden empezar a conversar directamente.

Estos tipos de app, que permiten hacer una selección rápida, han sido criticados por obligar al usuario a tomar una decisión apresurada sobre con quien desea hablar o salir.

2-      Establecer  límites

Tinder ofrece a sus usuarios la posibilidad de establecer algunas normas de privacidad que los padres deben tener en cuenta. Entre ellas están la elección del rango de edad y el radio de distancia que les gustaría tener para encontrar a la potencial pareja.

“Los padres deben tener una conversación con su hijo para la selección del rango de edad que es apropiado para su edad”, dice NextAdvisor.com. “Para un preadolescente de 13 años, por ejemplo, el rango de edad más adecuado podría ser de 13 a 15”.

Los investigadores del estudio también recomiendan hablar con el adolescente sobre los peligros a los que se puede exponer, tanto él como su familia, al seleccionar un radio geográfico y un rango de edad que no corresponda a su edad.

3-      Permanecer siempre vigilante

Es importante que los padres estén revisando permanentemente la actividad de ajustes que sus hijos hacen en la configuración de la aplicación, ya que es muy fácil de modificar a cualquier momento.

“Los app de citas en línea se han creado teniendo en mente a una generación de jóvenes, pero los padres deben tomar algunas precauciones adicionales cuando sus hijos toman a Tinder para hacer sus citas en línea”, advierte NextAdvisor.com.

Podría ser un peligro para los jóvenes

Para la psicóloga Anabel Castrezana, vinculada a Kaiser Permanente de Santa Ana, este tipo de sitio es totalmente inapropiado para los adolescentes y preadolescentes, ya que la mayoría desconocen los riesgos a los que se enfrentan cuando ingresan a las redes sociales, ya sea a través de la computadora o por aplicaciones de este tipo en dispositivos móviles.

“La falta de experiencia, su inmadurez, su deseo por estar al día y su afán por independizarse, aumentan el peligro de que a caigan en manos de algún adulto que les quiera hacer daño”, dice la psicoterapeuta.  “El adolescente no necesita este tipo de aplicación para ser social.  Él o ella puede socializar en la escuela y a través de otras aplicaciones autorizadas por los padres, como instagram, por ejemplo”.

Y es que el problema que ve Castrezana, y obviamente cualquier padre que ama y protege a sus hijos, es que Tinder tienden a ser una aplicación usada más que todo por adultos que buscan a una persona con la que pueda tener un encuentro sexual rápido, dicen quienes lo critican.

“El adolescente no tiene todavía la madurez para distinguir entre lo que es fantasía o realidad y es por eso que hay que tener cuidado, pues en este tipo de sitios es muy fácil que una persona adulta se haga pasar por un adolescente. Y, solo con esto, estamos hablando de una situación peligra para un menor”, asienta la experta en comportamiento humano.

Para prevenir este tipo de peligro, Castrezana dice que los padres deben conocer la clave que sus hijos usan para ingresar a los diversos sitios y aplicaciones que usan.

“A los padres también les corresponde controlar el tiempo que sus hijos [niños o adolescentes] pasan en las redes sociales”, señala la entrevistada.  “El aislamiento o cambios en el comportamiento, humor, sueño o alimentación pueden ser señales de alerta que algo anda mal”.

Comentarios

Te recomendamos