¿Buscas pareja?

Nuestra columnista Carolina Sarassa te recomienda no desesperarte

¿Orgullosa de ser latina?

Sigue a Para Ti Mujer en Facebook
¿Buscas pareja?

Durante el llamado mes del “amor” pareciera que los solteritos y solteritas caen en cuenta de su estatus solitario y se desesperan buscando “a quien sea”,  para por lo menos tener una invitación a cenar o para publicar una foto en redes sociales recibiendo un ramo de rosas.

En ocasiones, parece que nos da miedo encontrarnos a nosotros mismos en nuestra soledad, entonces empezamos desesperadamente a buscar compañía. Ese desespero hace que tomemos decisiones apresuradas y que al fin de cuentas terminemos siendo infelices y de paso, no hacemos feliz a la persona que está con nosotros.

¡Qué equivocados están los que te dicen una y otra vez que ya es hora de ponerse serio, de comprometerse y de tener novio! Esa, señores, es una decisión muy, pero muy personal, que solo la persona puede tomar.  Los tiempos y las prioridades de cada ser humano son diferentes, así que debemos respetar cuando alguien no desea tener una pareja.

Con el paso de los años, la sociedad nos ha impuesto una y otra fecha para recordarnos de la importancia del amor, del día de la madre, del niño, de la maestra, etc. Sin embargo, y muy en el fondo, terminan siendo fechas comerciales en las que la gente se siente obligada a ir a cenar, a comprar flores y diamantes para, según ellos, demostrarle amor a su ser querido.

No tiene que ser el Día de San Valentín para demostrarle el amor a tu pareja, ni mucho menos el Día de la Madre para decirle a tu mami cuanto la quieres.

El ejemplo perfecto es mi amiga Mariana, una mujer que ya llegaba a los 45 años y no tenía novio. Las personas que la conocemos bien sabemos que ella no necesita de una pareja para ser feliz, pues es una mujer inteligente, independiente y que tiene mucho que ofrecer como para entregarse a la primera persona que se cruzara en su camino.

Sin embargo, y después de escuchar tanta presión por parte de sus padres que le decían una y otra vez “¿cuándo te vas a casar?”,  terminó aceptándole matrimonio a uno de sus pretendientes. Horas antes de la boda, cayó en cuenta del error que estaba cometiendo cuando recibió una llamada de uno de sus primeros amores de su juventud.

Con la pena del mundo, se vió obligada a cancelar los planes de matrimonio, pero  ¿adivinen qué?,  meses después estábamos felices escuchando la noticia de su compromiso. Su momento había llegado, no cuando su familia y amigos querían, sino en el momento en que ella sintió en su corazón que el amor había tocado a su puerta.

Si estás soltero en este Día de los Enamorados, te invito a no desesperarte.

Mi madre siempre lo ha dicho: “de la desesperación no queda si no el cansancio”.

Espero sus comentarios,

Carolina Sarassa

www.CarolinaSarassa.com

@CarolinaSarassa

 

Comentarios

Te recomendamos