10 puntos para mejorar tu relación

Comunicación, respeto, honestidad, metas en común, son todas parte importante de la ecuación

¿Orgullosa de ser latina?

Sigue a Para Ti Mujer en Facebook
10 puntos para mejorar tu relación
Trabajando en conjunto se puede alcanzar la felicidad plena./Shutterstock.

Es tan común que los novios se dejen llevar por el romanticismo del momento que se olvidan de considerar ciertos aspectos importantes para lograr una relación armónica.

Y si el cuento de hadas termina se ven inmersos en una situación donde la pareja que al principio era el príncipe azul o la princesa encantada termina siendo el antagonista de la historia.

Así que toma en cuenta los 10 puntos indispensables que explica la psicoterapeuta familiar y de pareja Rosalinda Sepúlveda García, para que cada día tu relación sea mejor.

La clave: comunicación

Las parejas deben verbalizar tanto los aspectos positivos como negativos de su relación. Mucho tiene que ver la forma en que se aborde el tema, no el tema en sí, por eso es necesario que la comunicación sea pacífica, honesta y clara.

El objetivo de conversar es mejorar la convivencia, así que ambos deben ser sinceros y evitar los secretos y las mentiras en cuanto a sentimientos, planes y formas de pensar.

Respeto ante todo

El respeto es indispensable en la comunicación y para los demás puntos, pero sobre todo, para aceptar la forma de ser de la pareja. Este aspecto se maneja como la capacidad para lograr los cambios necesarios para adaptarse a la relación.

Cuando no existe respeto disminuyen las posibilidades de hacer acuerdos mutuos que beneficien el noviazgo.

Amor exclusivo

La fidelidad se refiere a la solidaridad, lealtad y confianza que existe entre las parejas. El amor se vuelve exclusivo de dos personas, por eso cuando una de las partes lo traiciona la ruptura de la relación es casi inminente.

Aunque el amor sea exclusivo no debe ser posesivo, de lo contrario, aparecen los celos que sólo perjudican la situación.

Intereses comunes

Se refieren a los gustos y preferencias de cada uno, como pasatiempos, hobbies, libros, películas, comidas, entre otras, que comparten. Mientras más intereses comunes tengan menos dificultades tendrán para convivir, pero si sucede lo contrario deberán recurrir a su capacidad para lograr acuerdos.

Por ejemplo, si a uno les gusta armar rompecabezas y al otro no, prefiere leer, pueden hacer ambas actividades en el mismo lugar y después compartir sus experiencias.

Actividades recreativas

Aunque no lo parezca el estar de acuerdo en realizar ciertas actividades juntos ocasiona bastante problemas, porque hay quienes no les gusta ir al cine o salir los viernes en la noche, mientras que a sus parejas les gusta lo contrario.

En este caso lo importante es encontrarle el gusto a darle gusto al otro, sólo así tendrán la armonía que necesitan para compartir juntos desde viajes, fiestas, reuniones y compromisos sociales. Una pareja sana disfruta cuando su compañero se divierte.

Dime con quien andas…

Las amistades son sumamente importantes porque en ocasiones las rupturas surgen por la influencia negativa que ejercen sobre la pareja. Cuando esto sucede, la recomendación es platicarlo y hacerle ver de la mejor manera los cambios que experimenta cuando está con algún grupo o amigo en particular.

Ambas partes deben integrar a su pareja a su círculo de amigos y procurar sentirse cómodas con dicha convivencia. También son necesarios los espacios individuales, para que cada una de las partes comparta momentos con sus respectivos amigos.

Entre mayor sea el equilibrio entre pareja y amigos más sana resultará la relación.

Como me ves me tratas

El aspecto económico es un tema que suele considerarse como el único interés de la mujer hacia un hombre, pero en la actualidad, desde que ésta se ha vuelto económicamente independiente se genera otro tipo de conflictos.

Algunas no les importa cubrir la mitad de los gastos cuando sale con su pareja, pero otras lo toman como falta de caballerosidad. Así que resulta indispensable tocar este punto desde el principio para aclarar cualquier tipo de inconformidad.

Existen casos donde deciden juntar sus ingresos, en otros una sola parte administra ambas aportaciones, y algunos más controlan sus propios gastos y pagan los que tienen en común.

Cuestión de creencias

Aunque el catolicismo impera, las diferencias surgen según la forma en que cada una profese la misma religión, porque habrá quienes asisten todo los domingos a misa, pero su pareja sólo lo hace en ciertas festividades.

Es fácil darte cuenta de la afinidad que tienes con tu compañero en este punto. Si uno profesa otra religión ambas partes deberán respetar sus opiniones, siempre y cuando no sientan que va en contra de sus creencias.

Estoy con él, no con su familia

Esta frase resulta un mito, en realidad al estar con él estás con todo su modelo familiar. En cualquier relación es inevitable que las mamás en primer lugar, los papás, hermanos, abuelos, hasta tías emitan sus opiniones y busquen intervenir con comentarios.

La pareja debe considerar los consejos y recomendaciones de la familia pero no dejar que influyan en su relación. Si bien hay que cumplir con la familia de la pareja, cada parte debe responsabilizarse de su familia, porque se trata de convivir no de agredir ni salir agredido.

Si la mamá de ella hace sentir mal al novio, la novia debe tomar la responsabilidad de resolver dicho problema y viceversa.

Más allá del noviazgo

Antes que nada la sexualidad de la pareja debe verbalizarse con respeto conforme avance la relación. Es importante determinar hasta dónde se pretende llevar la intimidad, siempre en común acuerdo, porque nadie debe ser forzado.

Comentarios

Te recomendamos