Esos malos hábitos que dañan la relación

Hay que aprender a sortear aquellos que en realidad afectan a fondo los sentimientos y el diario vivir

¿Orgullosa de ser latina?

Sigue a Para Ti Mujer en Facebook
Esos malos hábitos que dañan la relación
Los eructos y los gases son hábitos que pueden llegar a minar la relación cuando a molestan al compañero o compañera de vida.
Foto: Shutterstock

Con bien se dice en la viña del Señor hay de todo, como las personas con ciertos hábitos que pueden llegar a minar una relación a pesar de ser modificables.

Hablamos de salpicar el asiento del inodoro al orinar, apretar el tubo de la crema dental en la mitad  o dejarlo siempre destapado, eructar sin escrúpulo o expeler gases nauseabundos que desencajan a cualquiera.

Los psicólogos de parejas aseguran que estos y otros malos hábitos son quejas comunes tanto de los hombres como de las mujeres, que deben tratar de modificarse cuando se acentúan y en realidad molestan al compañero de vida.

Mal hábito o enfermedad

La psicóloga Anabel Castrezana, con práctica en Kaiser Permanente de Santa Ana (California), dice que antes de que los malos hábitos sean causa de conflictos hay que determinar si son modificables o no.

“Hábitos como el bajar la tapa del asiento del inodoro o recoger la ropa luego de ducharse requieren de fuerza de voluntad y quizás uno que otro recordatorio que, por lo general, no son razón suficiente para terminar una relación”, explica Castrezana.

Hábitos desagradables, como el roncar, pueden afectar a la pareja, pero algunas veces encierran un problema de salud.

“Fuera de ser un verdadero problema de salud para el roncador, el ronquido afecta también la salud de quien lo escucha al privarlo del sueño”, detalla la psicóloga.

El eructo y los gases, acciones naturales en el proceso digestivo, también afectan las relaciones. Pero antes de tomar cualquier determinación, Castrezana dice que es importante ver si son síntoma de un problema de salud que requiere cuidado o si simplemente la pareja los emite para fastidiar al otro.

Soluciones

En el caso del ronquido, hay que descubrir su procedencia y tratar de encontrar un remedio para ello. De no ser causado por un problema de salud, una de las soluciones está en  dormir de medio lado o con la cabeza en alto.

Si a pesar de ello, el ronquido no se modifica o elimina, solo se tiene un camino cuando existe el verdadero amor: ignorarlo y poner sobre este las cualidades importantes del ser amado.

Los actuales avances tecnológicos encontraron ya una solución para el problema del mal olor de los gases. La cobija The Better Marriage Blanket, diseñada con una capa de carbón que minimiza los malos olores de las flatulencias, se puede adquirir en Amazon.com.

La tecnología también halló una solución para los olvidadizos de subir y bajar la tapa del asiento del inodoro. La línea NewDavincis.com, creó el FLIPPER, un pedal que la levanta con un solo paso para que el hombre no se olvide de volver a bajarla.

Pero a pesar de estas ayudas externas, Castrezana asegura que la mejor solución a estos problemas es la comunicación.

“La pareja debe hablar con respeto y no con burla [de estos problemas]. El estar incómodos es normal, pero hay que darle la oportunidad a nuestra pareja de corregir aquello que nos molesta”, dice Castrezana.

Ahora bien, si la pareja se niega, por capricho, a tratar de modificar su mal hábito para que ambos estén cómodos y felices, entonces hay que buscar ayuda profesional para encontrar la solución adecuada.

Otros hábitos que pueden destruir una relación

De acuerdo con la psicóloga Anabel Castrezana, estos son otros malos hábitos que pueden minar una relación:

  • Mentir. La honestidad es clave para una relación de pareja saludable.
  • Tratar de dominar siempre la conversación.Para que una relación funcione, el escuchar el uno al otro es primordial.  Ambos tienen que tener la oportunidad de compartir sus experiencias, lo que les ha pasado durante el día, etc.
  • No prestarle atención. Hay que dejar a un lado las distracciones – los teléfonos por ejemplo – y darle a nuestra pareja el respeto que se merece.

Comentarios

Te recomendamos