¡Metí la pata en WhatsApp!

El error de enviar una foto tuya desnuda a un grupo de WhatsApp puede representar una carga emocional para ti y los tuyos

¿Orgullosa de ser latina?

Sigue a Para Ti Mujer en Facebook
¡Metí la pata en WhatsApp!
Para algunas de las que meten la pata por WhatsApp, una disculpa es suficiente para pasar la página.
Foto: Shutterstock

La proliferación del uso de la aplicación WhatsApp entre los padres de una  misma escuela o entre los equipos de deportes parece ser un requisito para la  comunicación. La mayoría lo utiliza para ahorrar tiempo y mantenerse conectados. Pero, ¿qué pasa cuando esa herramienta se convierte en un arma mortal para ti y tu familia?

Le sucedió a Karla (nombre ficticio para  proteger su identidad), una joven  madre que mantenía comunicación con los padres del equipo de voleibol de su hija para conocer los itinerarios de los juegos, puntuaciones, canchas a visitar y cualquier otro requisito.

Como de costumbre, al finalizar uno de  los juegos, los padres compartieron fotos de los niñas en uno de los torneos. Karla envió por error su foto desnuda al chat de padres del equipo de voleibol. Según ella, la foto iba  dirigida a su esposo que se encontraba en México. Ese día, según precisa, su mundo se derrumbó ante semejante bochorno público.

Trató de remediar la situación a través de una disculpa y dio su versión de los hechos. Algunos padres la  disculparon, otros no dijeron nada. No obstante, la vergüenza la atormentaba todos los días. Decidió no volver a los juegos de voleibol y enviaba a su niña con una amiga. Hasta que un día terminó sacando a la niña del equipo.

Algo similar le sucedió a Lilliam (nombre ficticio) que envió una foto de ella en ropa interior al chat del equipo de padres de la escuela de su hijo de segundo grado. En el caso de Lilliam, la imagen no era tan explícita como la de Karla. La foto era para su pareja, porque ella suele practicar el sexting.

Ambas mujeres se disculparon, pero el sentimiento de culpabilidad, sumado al  deseo de no volver a compartir con los padres, es lo que experimentan quienes  viven semejante equivocación.

Para  algunas de las que meten la pata por WhatsApp, una disculpa es suficiente para pasar  la  página. No obstante, hay otras personas que la humillación pública por la modalidad de sexting es tan grande que esto les ocasiona ansiedad, pérdida de autoestima, trauma, aislamiento social y  depresión, entre otras cosas, según detalla el psicólogo Jesús Berríos Ortiz.

Esto provoca, a su vez, que los padres tomen, incluso, acciones radicales para no tener que volver a ver a las partes involucradas. Simplemente no pueden con la humillación pública.

El sexting es una modalidad mundial. Prácticamente hay millones de mensajes diarios de índole sexual que las personas envían a través de sus celulares. Esto se complica cuando ese mensaje llega equivocadamente a otro  destinatario donde la persona no puede tener un control ni el dominio de esa  imagen o del mensaje. Para la persona involucrada, dependiendo de sus valores  y sentimientos de culpa, será la acción que tome. Y esto se agrava más aún cuando en el 2016 el sexo sigue siendo un tabú para la cultura latina y hasta  lo demonizamos. Le ponemos un sello a esa persona que se equivocó”, explica  Berríos Ortíz quien, de paso, reconoce que el sexting no es una modalidad  solo entre los jóvenes y que presenta algunos peligros “hasta convertirse en un problema global”.

“Todos, de alguna manera, hemos visto alguna imagen o contenido de índole sexual en el celular, y esto es muy difícil de detener, porque el alcance de un mensaje o de una foto de contenido sexual es incalculable. Lo mismo pides que borren la foto y no pasa nada o esa imagen entra a las diferentes páginas de pornografía que existen”, añade el psicólogo.

Ahora bien, si has experimentado alguna situación similar, el profesional de la salud sugiere que enfrentes el hecho de una manera sosegada y con la verdad.

Lo primero que el psicólogo recomienda es que se explique el error a los  involucrados. La persona afectada lo puede hacer de manera individual o colectivamente, expresando a su vez que la imagen o el contenido de índole  sexual era para otra persona. Que se trata de algo íntimo y entre parejas. Hay que tomar en consideración que la explicación que da la persona va a depender, además, del contexto de la misma foto y de los valores.

“En estas situaciones lo mejor es dar la cara. Aceptar la culpa y trabajar  con el bochorno y los sentimientos. Disculparse y explicar lo sucedido ayuda a la persona a aminorar la carga emocional. Igual ayuda a que las personas que están en el grupo y que de alguna manera se ofendieron, se sientan cómodas. Igual puedes pedir que se borre la foto, pero no puedes tener la certeza de que eso va a ocurrir y máxime cuando la distribución en las redes sociales es ilimitado. Foto que entra a internet es de dominio público y eso las personas lo deben entender”, sostiene Berríos Ortíz, que siempre recomienda que si la persona involucrada no puede enfrentar las emociones y  esto limita sus funciones diarias, recurra a consejería psicológica.

“La vida sigue y tampoco es quedarnos detenidod en ese suceso. Tenemos que aceptarnos y continuar”, aclara.

Cuando perjudica a los menores

El psicólogo advierte que cuando la accesibildad de esa imagen de índole  sexual llega a un menor, hay que tomar otras acciones para evitar consecuencias mayores. Como ejemplo detalla si el menor que es hijo de la persona involucrada, comienza a ser víctima de bullying de parte de us amigos que vieron la foto.

“Si había menores en WhatsApp el hecho es más vergonzoso. El niño no va a tener ningún tipo de pudor de decirle al hijo o hija de la persona afectada sobre la imagen. Entonces lo recomendable es sacar al niño de ese entorno en la medida que se pueda para evitar un posible bullying. Nosotros los adultos podemos lidiar, pero el niño no. Hay que ser cauteloso y evitarlo. Si eso sucede tenemos que trabajar con ese bullying y sus consecuencias en el  menor. Igual hay que evaluar qué otros miembros de la familia se han afectado”, concluye.

Si te pasa…

El psicólogo Jesús Berríos Ortíz da algunas recomendaciones para enfrentar la situación:

  • Reconoce de inmediato el error y pide disculpas por haber enviado el contenido sexual al chat equivocado. Hacerlo te ayuda a minorar la carga emocional.
  • Puedes enviar un mensaje colectivo o de manera individual a cada persona del grupo.
  • Conoce las repercusiones del error.
  • Ten presente que fotos que envíes a través de las redes sociales se convierten en dominio público en internet.
  • Acepta que no puedes controlar las leyes de confidencialidad de internet, por lo que no puedes saber a dónde llega esa imagen. No te atormentes pensando en  el futuro.
  • Si el sentimiento de culpa no te deja en paz, visita a un profesional de la salud para que te ayude a manejarlo.
  • Si hay menores en el chat debes tomar acción y explicarles de acuerdo a su edad.
  • Recuerda que todos cometemos errores y la vida sigue. Un error no determina quién eres como persona.

– Damaris Hernández Mercado

Comentarios

Te recomendamos