Cómo limpiar más rápido y con poco esfuerzo

Tips que te ayudarán a organizarte e incluir a todos los integrantes de la familia en los quehaceres del hogar

¿Orgullosa de ser latina?

Sigue a Para Ti Mujer en Facebook
Cómo limpiar más rápido y con poco esfuerzo
Si organizar tu tiempo y a tu familia gastarás menos energía en las tareas del aseo del hogar.
Foto: Shutterstock

La limpieza del hogar no necesita ser físicamente agotadora como tampoco dispendiosa, en cuanto a dedicación y tiempo.

De acuerdo con los consejeros de familia y los nuevos organizadores de casas, esta puede hacerse con rapidez y poco esfuerzo, cuando se siguen los cánones de la organización eficiente del hogar que ponen  a todos los integrantes de la familia a trabajar a la par de mamá o papá.

Si no sabes cuáles son, te damos a conocer los más importantes, para que eduques a tu familia y los pongas en práctica.

Cada lugar con su cosa y cada cosa en su lugar

Para seguir este principio tan básico de la organización tendrás que asignarle a cada cosa del hogar, particularmente de uso diario, un sitio fijo e indicarle a los niños que cuando usen — por ejemplo, el cepillo de dientes, la pasta dental o sus juguetes— tendrán que regresarlos a su lugar.

Según los expertos en desarrollo infantil, desde los 12 o 18 meses (dependiendo de la madurez del menor), los niños están preparados para ser animados a que recojan sus juguetes y los coloquen en su puesto. Con esto, no solo te estarás ahorrando tiempo y energía en la organización de la casa, sino que también estarás estimulando las neuronas del cerebro de tus hijos a la vez que les enseñas a ser disciplinados, organizados y respetuosos de las normas de la casa.

Limpieza a diario en la cocina

Aunque no lo creas, el que uses unos cinco o 10 minutos para limpiar a diario la estufa, tostadora, cafetera, loza, utensilios, ollas u otros elementos de la cocina que usas al momento, te ahorrarás un montón de tiempo, ya que puedes asignar a cada uno de tus hijos y esposo una actividad. Con esto, no solo tendrás una cocina limpia, sino también un momento de unidad familiar.

Lavar a un  solo color

La actividad de lavar la ropa casi a diario es obligatoria en las familias numerosas. Y para ahorrar tiempo, se recomienda que te habitúes y enseñes a tus hijos a separar la ropa por colores y lavar un color a diario. El lavado y secado se puede hacer mientras los chicos hacen las tareas, así cuando las terminen estarán listos para ayudarte  a doblar la ropa y colocarla en su lugar.

Con esta actividad diario, el lavado de ropa de fin de semana será menor. Estará más que todo enfocado en la ropa de cama y toallas.

Gastarás menos energía si enseñas a tus hijos a que te ayuden a seleccionar y lavar la ropa por colores.
Gastarás menos energía si enseñas a tus hijos a que te ayuden a seleccionar y lavar la ropa por colores. /Shutterstock

El aseo del baño

Si todos siguen la regla de poner cada cosa en su lugar después de usarla, el baño se verá organizado a diario. Solo tendrás que asignarle a uno de tus hijos la tarea de colocar un rollo de papel higiénico o una barra de jabón para manos o cuerpo cada vez que se acabe, mientras que a otro le asignas la responsabilidad de remover la basura de los basureros del baño a diario.

De esta manera, tú y tu pareja solo tendrán que dedicar unas horas de cualquier día al aseo de tina, lavamanos, inodoro y piso.

Cuando todos usan y colocan cada cosa en su lugar en el baño, sólo gastarán unas cuantas horas limpiando el inodoro, lavamanos, pisos y tina.
Cuando todos usan y colocan cada cosa en su lugar en el baño, sólo gastarán unas cuantas horas limpiando el inodoro, lavamanos, pisos y tina. /Shutterstock

Aspirar o barrer

Para que cualquiera de estas dos actividades no se haga pesada, se recomienda aspirar una vez a la semana. Esto no solo ayuda a que la mecha de la alfombra se conserve sino también a que halla en el hogar menos polvo acumulado y, por ende, menos agentes alérgenos.

En cuanto a barrer la cocina, esto se debe hacer a diario, antes de ir a la cama. Si organizas bien tu tiempo  y te impones esta disciplina, te vas a sorprender de ver cómo gastarás menos tiempo y energía en la limpieza del hogar.

Refrigeradora

Para muchas, el aseo del refrigerador es un dolor de cabeza, pero este se simplifica con esta práctica: limpiar con un poco de agua y bicarbonato todo líquido que se derrama dentro de él, al igual que en sus recipientes. Se aconseja arrojar también a diario a la basura todo alimento ya descompuesto o todo residuo de comida que no se haya usado tres días después de su cocción o de haberlo traído del restaurante donde se compró.

Fuera de esto, también es buena práctica limpiar todo espacio de la refrigeradora con un trapo húmedo donde se van a colocar los productos de la canasta familiar,  que se acostumbran comprar  una vez a la semana o al mes. Ten en cuenta que el guardar los alimentos a ingerir en un espacio sucio, lleno de bacterias, no es bueno para la salud.

Alacena

La alacena se puede organizar en segundos si acostumbras a tus hijos a que te ayuden a acomodar en el lugar indicado los enlatados y alimentos no perecederos que traen del supermercado. En tener un lugar fijo para el arroz, los frijoles y demás productos de la dieta diaria ayuda no solo a la organización, sino también a ahorrar tiempo al momento de cocinar ya que todas las cosas se tendrán a mano.

Comentarios

Te recomendamos