Berries contra la impotencia

Estudio prueba que consumir alimentos ricos en flavonoides mejora la disfunción eréctil

¿Orgullosa de ser latina?

Sigue a Para Ti Mujer en Facebook
Berries contra la impotencia
La disfunción eréctil puede presentarse a cualquier edad aunque es más frecuente a partir de los 40 años.
Foto: Shutterstock

La disfunción eréctil es un problema común. Se estima que cerca de 30 millones de hombres en Estados Unidos la padecen, de acuerdo con datos de los Institutos Nacionales de Salud (NIH).

Aunque se puede presentar en el hombre joven,  su incidencia aumenta con la edad. Según datos, alrededor del 4% de los hombres en los 50 y cerca del 17% en los 60 tienen la inhabilidad de lograr una erección total. El problema aumenta al 47% para los hombres mayores de 75 años.

Estudios han demostrado, sin embargo,  que la disfunción eréctil necesariamente no tiene que ser una parte inevitable del envejecimiento.  Esta puede tratarse a cualquier edad, más aún, puede prevenirse si  desde temprana edad se evitan los malos hábitos (como fumar, comer y tomar en exceso) y los estilos de vida (sedentarismo y otros) que conllevan a la diabetes, la alta presión, la obesidad y ciertas enfermedades cardiovasculares que la promueve con sus síntomas, medicamentos y daños que a veces causan al sistema nervioso y a la circulación e irrigación sanguínea.

Alimentos ricos en flavonoides

Una investigación realizada por la Universidad de East Anglia (Norwich, Inglaterra) y la Universidad de Harvard (Cambrigde, Massachusetts) reveló recientemente que el consumo de alimentos ricos en ciertos flavonoides también puede reducir el riesgo de la disfunción eréctil, con mayores beneficios en los menores de 70 años.

Según el estudio, entre las frutas que son fuente de flavonoides y previenen la impotencia, las más beneficiosas resultaron ser los berries —cerezas, las moras, los arándanos rojos y negros y los rábanos— ricos en antocianina (una clase de flavonoide y  los cítricos que contienen flavanonas y flavonas.

Asimismo, la máxima reducción del riesgo de disfunción eréctil se observó en los participantes que, además de consumir flavonoides, practicaban ejercicio de manera regular.

“La alimentación juega un papel clave en la vida sexual del hombre”, asegura el Dr. Juan Carlos Méndez,  vinculado a Kaiser Permanente de Panorama City, California.  “Es importarte saber que una dieta alta en grasa y no balanceada en proteína y carbohidratos, al igual que el comer en exceso, puede causar sobrepeso, alto colesterol, diabetes y alta presión que dañan los vasos sanguinos [arterias] e influyen en la incidencia de la impotencia”.

“La disfunción eréctil orgánica es una enfermedad vascular donde los vasos sanguíneos en el pene están enfermos al igual que sus nervios que se alimentan por los mismos vasos sanguíneos, así que si nuestra alimentación es saludable podemos prevenir la disfunción eréctil orgánica”, resalta el galeno.

Lo ideal es comer una dieta baja en grasa, pero rica en frutas, verduras y granos integrales.

“Los alimentos que son buenos para nuestro corazón, también son buenos para nuestra salud sexual”, concluye el  Dr. Méndez.

Factores que pueden causarla

shutterstock_260007233

De acuerdo con el Dr. Juan Carlos Méndez estos son algunos factores que influyen en la prevalencia de la disfunción eréctil o impotencia.

  • La ansiedad, el estrés, el nerviosismo o la depresión son trastornos emocionales que influyen en la salud sexual, ya que afecta tres componentes importantes de la impotencia:  la libido (deseo sexual), potencia (disfunción eréctil) y la eyaculación (eyaculación prematura).
  • Tener problemas con la pareja.
  • Tomar ciertos medicamentos para la depresión y el dolor, la presión alta y la próstata, así como esteroides.
  • El consumo de alcohol puede impedir la erección, así como provocar una eyaculación prematura o muy tardía.
  • El hábito de fumar es otro de los factores más importantes en la disfunción eréctil, ya que el  cigarrillo afecta el sistema vascular del pene.
  • Ciertas enfermedades de las hormonas, como deficiencia de la testosterona, que afectan la líbido.

Comentarios

Te recomendamos