¡Ese cabello poroso!

Te decimos qué lo provoca y te explicamos cómo evitarlo y tratarlo

¿Orgullosa de ser latina?

Sigue a Para Ti Mujer en Facebook
¡Ese cabello poroso!
El cabello rizado, por lo general, es naturalmente más poroso que el liso.
Foto: Shutterstock

¿Tienes el cabello quebradizo, inmanejable y completamente esponjado por la humedad?

Esto quieres decir que está poroso y necesita que lo trates con cariño y le dediques un poco de tiempo.

“El cabello se vuelve poroso cuando las escamas de la cutícula de cada una de sus hebras se abren y dejan escapar la humedad que lo hidrata para un estado saludable, manejable y brilloso”, explica el reconocido estilista Samy, con salón de belleza en Miami, Florida.

Y de no ser por factor genético (que se da en muchos casos), el cabello se vuelve poroso por multitud de razones externas, que podemos agruparlas en estos tres grupos:

 Medio ambiente. El exponer al cabello a los rayos ultravioletas del sol durante períodos prolongados genera inevitablemente un mayor daño de la capa de la cutícula. Lo mismo ocurre con la brisa y frío en los días de bajas temperaturas, que le roban la humedad natural al cabello.

Productos químicos.  Los productos químicos utilizados en el cabello para ondularlo, alisarlo o colorarlo abren la cutícula para que pueda absorber el tratamiento y así poder cambiar la estructura interna de la hebra. Mientras más se repita el proceso más daño se le causa al pelo.

Tratamientos térmicos. El calor de un secador de pelo, la plancha o el rizador puede causar daños irreparables tanto a la cutícula como a la corteza del cabello. Estas herramientas pueden calentar el agua dentro del cabello más allá del punto de ebullición y provocar que el pelo se rompa de adentro hacia afuera.

Carencia de hidratación. La falta de acondicionamiento adecuado y constante es otro factor que contribuye.

Grado de la porosidad

Para cuidar y tratar este tipo de cabello tienes que conocer primero el grado de su porosidad, ya que con esto podrás tener una guía de los productos a usar para su hidratación diaria, semanal o mensual.

Si tu cabello se eriza al instante al entrar en contacto con el agua o la humedad, quiere decir que tiene un alto índice de porosidad. A esta misma conclusión llegarás si al tomas una hebra de tu cabello y pasar tus dedos desde la punta hasta el cuero cabelludo sientes muchos bultitos.

Si al hacer la misma prueba tus dedos pasan suavemente, esto quiere decir que tu cabello tiene baja porosidad, y si sientes unos cuantos boltitos su porosidad es media.

Tratamientos

El uso del vinagre blanco es uno de los mejores tratamientos naturales para sella la cutícula del cabello”, asegura Samy. “Y funciona por ser un producto ácido que cierra y no abre la cutícula como los tintes, las permanentes y el calor”.

La aplicación del vinagre para tratar el cabello poroso se efectúa luego de lavar e hidratar el cabello con un champú y acondicionador suave. “El vinagre se aplica en el último enjuague”, explica el estilista de las estrellas.

El vinagre blanco es ideal para cerrar la escamas de la cutícula del cabello.

El cabello poroso se trata también con champús, acondicionadores, aceites, bálsamos y mascarillas preparados con ingredientes humectantes que ayudan a retener la humedad en el cabello.

Si la porosidad es baja debe secarse con calor moderado y tratarse con acondicionadores sin proteína, aceites naturales (como de jojoba, coco, almendras dulces, karité, etc.) y bálsamos hidratantes.

Para las porosidades media y alta se deben aplicar tratamientos profundos con frecuencia ricos en proteínas. El secado debe ser con aire frío.

Algunos productos que ayudan

En la actualidad, la novedad para tratar y cuidar este tipo de cabello son los productos con Mongongo (un tipo de nuez), cuyo aceite es alto en vitamina E y ácidos grasos poliinsaturados que es excelente para nutrir y sellar la cutícula abierta.

SheaMoisture acaba precisamente de lanzar las líneas Mongongo & Hemp Seed Oils High Porosity Collection para el cabello de alta porosidad y el Baobab & Tea Tree Oils Low Porosity Collection para tratar el de baja porosidad.

Champú SheaMoisture de Mongongo & Hemp Seed Oils.
Champú SheaMoisture de Mongongo & Hemp Seed Oils. /Cortesía

En el mercado también puedes encontrar el aceite Elvive de L’Oreal, la mascarilla ORS Olive Oil Hair Masque y el champú y acondicionador PURA D’OR Premium Organic Solutions especializados para revitalizar el cabello poroso y maltratado.

Aceite L'Oreal Elvive.
Aceite L’Oreal Elvive. /Cortesía

Su cuidado

Si tienes el cabello poroso sigue estos consejos generales que ayudan a combatir el problema.

  • Evita en lo posible los tratamientos químicos y el exceso de calor.
  • Hazte una vez a la semana un tratamiento de hidratación profunda y usa cada vez que laves tu cabeza acondicionador a fin de reducir la fricción cuando peines tu cabello húmedo.
  •  Usa un peine de dientes anchos para desenredar el cabello.
  • Usa un champú con un pH adecuado de formulación suave que te ayudará a no eliminar los aceites naturales del pelo.
  • Los tratamientos a base de proteínas repararán las áreas dañadas a lo largo de las cutículas
  • Los productos específicos para pelos teñidos o químicamente tratados suelen ser adecuados para el pelo muy poroso, ya que ayudan a cerrar la cutícula y restaurar la elasticidad del cabello.
  • Usa acondicionadores sin enjuague que reducen las puntas florecidas y el cabello erizado.
  •  Ingiere a diario alimentos ricos en antioxidantes y toma con regularidad vitaminas especiales para el cabello.

    Si tu cabello tiene una alta porosidad, sécalo con aire frío.
    Si tu cabello tiene una alta porosidad, sécalo con aire frío. /Shutterstock

Comentarios

Te recomendamos