Menopausia: vívela sin miedo

Conocer qué enfrentarás y cómo lidiar con los síntomas te ayudará cuando te llegue el momento

¿Orgullosa de ser latina?

Sigue a Para Ti Mujer en Facebook
Menopausia: vívela sin miedo
El yoga es una de las disciplinas pasivas más recomendadas para ayudar a manejar la menopausia.
Foto: Shutterstock

No nos engañemos. Aunque bromeamos con ella, lo cierto es que le tememos. Le llaman menopausia, una etapa que todas las mujeres tarde o temprano atravesaremos.

¿Cómo prepararnos? ¿Qué nos pasará? ¿Cómo cambiará nuestro cuerpo? Estas son algunas preguntas que pasan por nuestra mente.

La menopausia es el tiempo en nuestras vidas en que cesa la menstruación. Éste es un cambio corporal normal y natural que casi siempre ocurre entre los 45 y 55 años de edad. Los ovarios dejan de producir óvulos y el cuerpo produce menos hormonas estrógeno y progesterona. Los niveles bajos de estas hormonas causan los síntomas de menopausia. Esta se completa cuando no se ha tenido el período por un año, a lo cual se le denomina posmenopausia.

Hay quienes experimentan esta etapa antes de la edad. Por ejemplo, en casos que se extirpan los ovarios, ocurre una baja de estrógenos provocando la menopausia quirúrgica. También puede ser causada por fármacos utilizados para quimioterapia u hormonoterapia para el cáncer de mama.

Los síntomas varían y pueden ser peores en algunas más que en otras. Pueden durar cinco años o más, y en el caso de la menopausia quirúrgica pueden ser más intensos y empezar más repentinamente. Algunos síntomas son periodos menstruales menos frecuentes y que finalmente cesan, latidos cardíacos fuertes o acelerados. También, sofocos, usualmente peores durante el primero y segundo año, sudores fríos, enrojecimiento de la piel y problemas para dormir (insomnio)

Hay casos que requieren hormonoterapia: tratamiento con estrógenos y, algunas veces, con progesterona. La hormonoterapia puede ayudar si tienes sofocones intensos, sudoración nocturna, problemas con el estado de ánimo o resequedad vaginal. Ejercicios como el yoga o el taichi pueden ser muy beneficiosos también. Habla con tu médico sobre los beneficios y los riesgos de los tratamientos, y cuál es el adecuado para ti.

Comentarios

Te recomendamos