El “desafío de la cintura A4” y otras modas peligrosas

¿Orgullosa de ser latina?

Sigue a Para Ti Mujer en Facebook
El “desafío de la cintura A4” y otras modas peligrosas
Muchas formas de perder peso se convierten en un problema de salud./Shutterstock

Una nueva moda china está revolucionando internet. Se trata de un “desafío” que pide a las jóvenes que midan su cintura con una hoja de papel A4 (de 21 centímetros): si su cuerpo no sobresale de los extremos, tienen las medidas “ideales”. Miles de jóvenes aceptaron el reto.

El diario estatal chino People’s Daily lo describió como un “desafío para ponerse en forma” y la actriz Zhang Li lo popularizó, con una foto que se volvió viral en varias redes sociales, incluyendo Twitter e Instagram.

Sin embargo, son muchas las personas que advirtieron que esta moda pone en riesgo la salud y presenta una imagen irreal del cuerpo , y publicaron fotos sosteniendo sus títulos universitarios y criticando la tendencia. Incluso las autoridades chinas se sumaron en el debate.

Zhang Li
La actriz china Zhang Li fue una de las  miles de jóvenes que participó en el “desafío de la cintura A4”./BBC

Pero esta no es la primera vez que este tipo de retos causa polémica.

1. El reto del ombligo

El reto del ombligo

Otra moda reciente que fomentó la obsesión por la extrema delgadez y los desórdenes alimenticios fue “el reto del ombligo”.Este reto viral -también originado en China- pretendía“comprobar” si una persona estaba “lo suficientemente delgada” .

Consistía en publicar una fotografía rodeando su cintura con el brazo y tocando el ombligo con su mano. La tendencia se hizo especialmente popular en la plataforma audiovisual Weibo, donde en junio de 2015 ya había sido mencionada pormás de 130 millones de usuarios .

También dio lugar a un intenso debate sobre la promoción de una imagen corporal de las mujeres poco saludable.

Joven china posando según el "reto del ombligo".

“Necesitamos hacer más por promover la aceptación de la diversidad de los cuerpos de las mujeres”, dicen los expertos.

Y algunos médicos en el país advirtieron que esta tendencia fomenta desórdenes alimenticios y “distorsiona” los estándares de belleza de la sociedad.

“Estas poses y fotografías pueden ser divertidas, pero también convertirse enuna expresión de competencia o inseguridad “, le dijo a la BBC Jolene Tan, directora de comunicación de una agencia no gubernamental en Singapur para los derechos de la mujer.

“Necesitamos hacer más por promover la aceptación de la diversidad de los cuerpos de las mujeres” , agregó.

2. La dieta de la lombriz solitaria

Lombriz parasitaria

Las lombrices solitarias viven en los intestinos y pueden causar numerosas enfermedades y complicaciones.

Esta dieta, que se empezó a difundir a comienzos de 1900, consistía en comer parásitos para intentar perder peso.

Quienes seguían la dieta debían ingerir huevos de lombriz solitaria , generalmente en píldoras. En teoría, estos gusanos alcanzan la madurez en los intestinos, absorbiendo la comida.

Esto causaría una pérdida de peso, pero también diarrea y vómitos .

Según los médicos, la dieta es peligrosa en muchos sentidos. No sólo porque la lombriz puede crecer hasta los nueve metros de longitud, sino también porque puede originar muchas enfermedades, incluyendo problemas en la vista, meningitis, epilepsia, demencia e intensos dolores de cabeza .

3. El corsé de la cintura de avispa

Corsé de cintura de avispa

El corsé de cintura de avispa que vestían las mujeres victorianas vuelve a ser tendencia.

La obsesión por tener una cintura extremadamente fina no es nueva. A fines del siglo XIX nació otra tendencia que se volvió muy popular: el corsé de la cintura de avispa.

Las mujeres de la era victoriana debían usarlo para tener una figura con forma de reloj de arena. Pero corrían el riesgo de dañar órganos internos y deformar sus costillas , pues la cintura quedaba reducida a 40 centímetros.

Y la tendencia vuelve a estar en auge, en forma de fajas muy ajustadas alrededor de la cintura, que las mujeres deben llevar durante varias horas o mientras realizan ejercicio.

“Si lo usas por mucho tiempo puedes causar problemas al abdomen y si utilizas una medida que no es la correcta o demasiado apretada incluso podrías causar un daño a la piel”, dijo el doctor Ash Mosahebi, cirujano plástico del hospital Royal Free de Londres, en Reino Unido.

4. Ropa interior de goma

Con la Revolución Industrial, el uso del caucho o látex se popularizó y comenzó a fabricarse ropa interior de goma.

Se pensaba que este material, además de disimular los rollos, cuasaba sudoración y conducía, por lo tanto, a la pérdida de peso. La utilizaban tanto hombres como mujeres, aunque provocaba irritaciones que podían dar lugar a infecciones .

Hoy en día, un ejemplo similar es la ropa de entrenamiento que acelera la sudoración y que se ha popularizado entre mucha gente debido a la “falta de tiempo”, tal y como le explicó a BBC Mundo Dhyana Van der Pols, de la Federación Mundial de la Industria de Productos Deportivos (WFSGI, por sus siglas en inglés).

La gente quiere apurar su metabolismo aumentando la temperatura del cuerpo”, explicó Van der Pols.

Pero puede llegar a ser contraproducente, llevando a la pérdida de líquidos y minerales vitales, o exponiendo a quien la usa a lesiones musculares.

5. La dieta del vinagre

Dieta del vinagre

La dieta del vinagre promete quemar toxinas y acelerar el metabolismo.

Hoy en día hay quienes defienden la dieta del vinagre de manzana. Promete quemar toxinas y acelerar el metabolismo , pero la acidez del vinagre también puede llegar a provocar quemaduras en el estómago y, según la Universidad de Columbia, en EE.UU., “no hay evidencia científica de que tenga efectos en el peso”.

Los dietistas aseguran que no se trata de algo nuevo. Lord Byron fue uno de los primeros que, a principios de 1800, popularizó la famosa “dieta del vinagre”.

Con el fin de limpiar y purgar su cuerpo , pensó que tomar vinagre a diario sería una buena idea. Y los efectos secundarios incluían vómitos y diarrea. Byron estaba obsesionado con su delgadez : en 1806 pesaba 88 kilos y en 1811 su peso se redujo a 57.

Los médicos insisten en que obsesiones como esta pueden ser perjudiciales para la salud, por ejemplo, si reducen la masa corporal de manera dramática.

Te recomendamos