El último truco de Messi

"La Pulga" lideró la reacción de Argentina cuando Chile, que ya dominaba el juego, se puso adelante en el marcador

¿Orgullosa de ser latina?

Sigue a Para Ti Mujer en Facebook
El último truco de Messi
Lionel Messi fue pieza clave en la remontada de Argentina frente a Chile.
Foto: EFE

El mejor remate de Leo Messi en la noche del jueves en Santiago fue prematuro: los titulares de la Argentina estaban terminando el calentamiento cuando Nahuel Guzmán -uno de los dos arqueros suplentes- se dispuso a atajar para que sus compañeros calibraran la mira. El capitán de la selección se acomodó a unos 25 metros del arco y sacó una comba hermosa de zurda, potente y bien dirigida contra un palo: gol. Después se metió el vestuario a ponerse la camiseta. Cuando volvió a la cancha, y hasta que se fue de Chile, no volvió a intentar lo que había logrado contra Guzmán.

VIDEO: Los gritos desaforados de Messi en los goles y su remate al cielo para festejar

La estadística del partido refleja que Messi no fue el protagonista de ninguno de los 8 remates al arco que realizó la Argentina (Chile registró 12). En ese rubro, el más activo en la selección fue Ángel Di María, con 4. La singularidad del dato es mayor si se presta atención a otro que viene añadido: pasaron casi dos años y 117 partidos oficiales (según la cadena ESPN) desde la última vez que el mejor futbolista del mundo había terminado un partido sin rematar al arco. La última había sido en la final de la Copa del Rey jugada el 16 de abril de 2014, cuando Real Madrid le ganó 2-1 a Barcelona. El técnico del equipo catalán era Gerardo Martino.

¿Y cómo, entonces, puede decirse que Messi fue la figura del sufrido 2-1 que consiguió la selección ante Chile?

Es que los números no registran valores emocionales: el 10 lideró la reacción del equipo cuando Chile, que ya dominaba el juego, se puso adelante en el marcador. Sacó la cara en el momento más turbulento, tomando la pelota y haciéndose cargo de un desarrollo que se había torcido demasiado: una derrota hubiera dejado a la Argentina séptima sobre diez en la tabla de las Eliminatorias.

Las estadísticas brindadas por la empresa Opta, ahora sí, muestran detalles que realzan el juego de Messi: fue el jugador argentino que más pases dio (50, de los cuales 46 llegaron a un compañero) y el que más tocó la pelota (72 veces). Incluso dos veces soltó la pelota en el momento exacto: si Di María y Agüero hubieran definido bien, esos pases se habrían convertido en “asistencias de gol“. Una rareza: se metió en el podio de los que más pelotas recuperaron: fueron 5 (solo Kranevitter con 8 y Funes Mori con 5 estuvieron por delante suyo). Lo mejor de su repertorio, el capitán lo regaló en ese tramo complicado del partido: “Messi jugó un primer tiempo fenomenal”, lo elogió Tata Martino.

VIDEO: Argentina vence 2-1 a Chile en Santiago y le echa a perder su debut a Pizzi

En la segunda parte intervino menos: el repliegue del equipo lo dejó tan lejos del arco de Bravo que no solo no pudo patear, ni siquiera alcanzó una posición de remate. También desde ese recorte del análisis puede interpretarse el dato que tanto llamó la atención.

Messi se sobrepuso en Santiago a esas contingencias negativas, pero el problema no es menor: que la Argentina no tenga la pelota (Chile tuvo un 55% de posesión) obliga a correr sin ella, y ese esfuerzo se paga. El agotamiento que se genera es mental y conspira porque, como decía Johan Cruyff, “al fútbol se juega con el cerebro“. Le cabe al entrenador la responsabilidad de crear las condiciones que favorezcan el juego del mejor futbolista que tiene, no que lo perjudiquen. Tirar las líneas hacia atrás ante un rival condicionado por ausencias determinantes (Arturo Vidal y Jorge Valdivia) y lesiones en el primer tiempo (Matías Fernández y Marcelo Díaz) no fue una señal alentadora.

El Messi que declaró tras el partido era un hombre aliviado. Lo marcó con claridad: lo tranquilizó el resultado, no otra cosa. Quizás no sea Bolivia el rival indicado para medir si el equipo puede agregarle juego colectivo al talento inconmensurable del 10. Pero ya es tiempo de empezar a encontrar mejores respuestas; si no, el dueño de la pelota tendrá que seguir inventando un truco tras otro. Y en el fútbol, se sabe, solo no se puede.

MÁS INFORMACIÓN DE FÚTBOL

Neymar es baja con Brasil por suspensión y no jugará contra Paraguay

El gesto de Fair Play del Atlético San Luis, para aplaudirse

Las numeralias del triunfo del Tri sobre Canadá, datos curiosos e impactantes

Cristiano Ronaldo otra vez falló un penal, ahora con Portugal

Paolo Guerrero se convirtió en el goleador histórico de Perú, dejó atrás a Cubillas

Te recomendamos