Esta radiografía puede salvar tu relación de pareja

Una consejera te explica cómo evalur constantemente tu relación para evitar el fracaso

¿Orgullosa de ser latina?

Sigue a Para Ti Mujer en Facebook
Esta radiografía puede salvar tu relación de pareja
Nunca se llega a un punto donde todo está permanentemente bien.
Foto: Shutterstock

Es una realidad que posiblemente muchas parejas no quieren enfrentar o ni siquiera creen que deben hacerlo. Y, desafortunadamente, tarde o temprano van a sufrir las consecuencias, ya sea a través de problemas de comunicación, falta de interés en la convivencia como pareja o, peor aún, el rompimiento.

Por eso es tan necesario evaluar consistentemente esa relación partiendo de puntos clave, recomienda la doctora en consejería profesional Monsita Nazario Lugo.

“Evaluar es, según el Diccionario de la Lengua Española, ‘señalar, estimar, apreciar el valor de una cosa’. En este caso hablamos de evaluar la relación de pareja para determinar cuán importante es. Es un proceso dinámico, donde todo lo que se descubra debe ser usado a favor del crecimiento de la relación y nunca tomado personal”, aconseja la experta, tras resaltar que se trata de un análisis preventivo para validar lo positivo y trabajar con lo que pueda estar siendo o llegar a ser  catalítico de una crisis.

De acuerdo con Nazario, desde el momento en que se hace el compromiso con la pareja o desde el día de la boda se debe comenzar un proceso de evaluación “no para competir ni medir fuerzas sino buscando acuerdos y unión”.

De hecho, es una medida que puede asegurar la salud y el futuro éxito de esa unión. Y aunque se debe tener en cuenta que cada etapa de una relación romántica cambia a través del tiempo y habrá puntos de divergencia e incompatibilidad, siempre es necesario ser consciente de la dirección que está tomando, ya sea para corroborar que va por buen camino, si hay que hacer ajustes o, simplemente, no tiene mucho futuro, agrega Nazario.

Análisis periódico

Según la consejera, es necesario evaluar periódicamente “el equipo que formamos juntos”. Especialmente, para crear conciencia y mantener a “ambas partes alerta en el día a día y convertir la vida de pareja en una prioridad”.

“Cuando somos estudiantes, creamos hábitos de estudio porque estamos conscientes de que si no lo hacemos, el día del examen nos va a ir mal. Luego al ver las buenas notas nos sentimos orgullosos, lo seguimos reforzando y desarrollamos la destreza de modificarlos de acuerdo a la complejidad de las clases y /o el nivel de estudio en el que nos encontramos”, explica la consejera, mientras pone otro ejemplo.

pareja separada
“Cuando conseguimos un empleo y en la entrevista inicial nos dicen que una vez al mes nos van a evaluar, durante todo el mes estamos atentos a lo que hacemos porque queremos conservar el trabajo, dar una impresión de ser responsables, organizados, profesionales o cualificar para un aumento de sueldo entre otras cosas”, argumenta.

En ese sentido, señala que si no nos dicen que vamos a ser evaluados, comenzamos muy bien, pero con el afán diario “nos desmotivamos, nos cansamos, nos vamos descuidando poco a poco y haciendo lo mínimo necesario”. Es cuando perdemos la consciencia y no estamos alertas.

“Si un día por sorpresa vienen a evaluarnos, con mucha probabilidad encontrarán muchas cosas que, aunque parezcan estar normal, no están bien. El no dar seguimiento a los procesos, los daña y los pone en riesgo de fracasar”, advierte Nazario, al tiempo que subraya que eso mismo sucede en la vida de pareja.

Por eso, señala que evaluarla consistentemente debe ser uno de los acuerdos fundamentales cuando se comienza la relación. “De lo contrario la rutina, la presión social y las expectativas entre otras muchas situaciones que recaen sobre cada uno, los enfrentaría a un distanciamiento emocional que poco a poco lleve la relación al fracaso”.

La clave

Según explica la consejera, llevar muchos años de matrimonio no te convierte en experto. De hecho, enfatiza que conocer a tu pareja es un proceso que dura toda la vida.

“Nunca se llega a un punto donde todo está permanentemente bien. Siempre es necesario y saludable crecer y reinventarse de acuerdo a la etapa en la que se encuentre la pareja. Esta es la clave de las parejas felices. No son felices por ausencia de conflictos, son felices porque se reinventan y se reinventan porque se evalúan”.

En ese sentido, dice que el amor se transforma. Pero se deben conocer cada una de esas transformaciones y lo que las caracteriza. Por ejemplo, al comienzo es el enamoramiento y la pasión, luego la amistad de pareja y finalmente la  ausencia de egoísmo (preocupación por el bienestar del otro).

“Esta transformación solo puede darse con conciencia consistente por parte de los dos miembros de la pareja. Si se da se logra un amor balanceado, de lo contrario las relaciones pueden durar muy poco o permanecer disfuncionales”, advierte Nazario, mientras señala que hoy día esa es una de las principales causas por las que tantos matrimonios se terminan usando la trillada frase “se acabó el amor”.

Sin embargo, lo que realmente pasó fue que no se trabajó el proceso de transformación “tal vez ni siquiera están conscientes de que existe tal transformación y se cansan”.

Mapas del amor

Por eso es tan importante mantener los “mapas del amor” al día. “Dice (el psicólogo John) Gottman que es indispensable que la pareja se conozca profundamente para que cuando el rumbo de la vida cambie puedan manejarlo”.

pareja unida

Eso quiere decir que deben conocer cómo piensan ambos miembros de la pareja, lo que sienten, cómo fue su infancia, sus gustos, pensamientos, preocupaciones, manías, etc. Quiere decir, enfatiza Nazario, conocer las cosas sencillas y las más complejas.

“Hoy día las parejas no se conocen. Ven este tipo de ejercicio como una ‘cursilería’ y no lo consideran prioridad. Es preciso ver cómo ignoran desde el ingrediente que les puede dar alegría al otro hasta sus necesidades más básicas”, abunda la consejera, quien cree que muchas veces se conocen más todos los detalles de las amistades y aún los desconocidos con los que se comunican en un ilimitado uso de las redes sociales. Por eso se pregunta cómo se puede hablar de amar a alguien a quien no se conoce.

De ahí que para evaluar la relación de pareja sea necesario que cada uno se conteste honestamente una pregunta fundamental: ¿Cómo sería estar casado con alguien como yo?

Para ello también es importante conocer los “jinetes del apocalipsis”. Con ello, Nazario se refiere a la crítica (herir) en lugar de quejarse, desprecio (sarcasmo, virar los ojos cuando te hablan, por ejemplo), la actitud defensiva o la actitud evasiva.

“En todas las relaciones estos elementos se presentan. Lo importante es que ambos los conozcan y puedan identificarlos para poder detenerlos y contrarrestarlos”, recomienda.

Luego, teniendo en cuenta estos y otros puntos se prepara una hoja que la pareja utilizará una vez al mes con el propósito de “con mucha transparencia y buena voluntad, evaluar su proyecto de vida juntos para mantenerse emocionalmente conectados hasta que la muerte los separe”.

Quiere decir que este proceso no termina nunca, enfatiza Nazario, “dura mientras dure la relación y si se cansan, la relación pierde porque no es posible reinventarse si no hay una buena evaluación”.

– Ileana Delgado Castro

Te recomendamos